El cifrado de datos empresariales, ¿por qué, cómo y cuándo?

Los datos empresariales son aquellos datos que permiten describir los eventos y las reglas que explican cómo funciona un negocio. Es decir, son datos vitales para desarrollar la labor propia del negocio, y sin los cuales éste no podría salir adelante. En el artículo de hoy, veremos cómo el cifrado de los datos es una de las mejores herramientas a nuestro alcance para proteger esos datos empresariales de miradas indiscretas. Veremos las razones de hacerlo, en qué circunstancias, y qué opciones tenemos disponibles para hacerlo.

Existen tantos modelos de datos empresariales como empresas, prácticamente (aunque podemos entender que haya ciertas «categorías» con elementos comunes), pero todos comparten una característica: hay que protegerlos ante cualquier amenaza externa o interna, pues de ello dependerá la viabilidad de la empresa. Existen herramientas como las EDR que mejoran la seguridad, pero siempre hemos de contar con el factor humano.

Hemos hablado específicamente de amenazas externas e internas porque, a pesar de que las mayores amenazas siempre vienen del exterior (malware, ataques dirigidos, etc…), desde dentro de la empresa también se puede poner en riesgo la integridad de los datos. Ya lo hemos comentado en otras ocasiones, a veces basta con el despiste de un empleado, o la relajación en el cumplimiento de las medidas básicas de seguridad, y se produce una filtración de datos, o se deja una puerta abierta que, más pronto o más tarde, los delincuentes van a aprovechar.

¿Por qué cifrar los datos empresariales?

Cifrar una información no es más que el proceso de ocultar su contenido, de modo que, si alguien intercepta esa información cuando la enviamos en un mensaje, o cuando la almacenamos en un dispositivo o en un servidor, no tenga manera de conocer su contenido a simple vista. Podemos cifrar archivos, datos en bruto, mensajes de texto o emails, o cualquier otro tipo de información y de esta manera, conseguimos comunicaciones bastante seguras entre dispositivos finales, o entre servidores y dispositivos.

El cifrado de datos en las empresas evita las fugas de información y, además, limita el coste de impacto de dichas fugas, si se produjesen. Por ese motivo, es una de las mejores soluciones de seguridad para proteger la información sensible. Eso sí, debemos saber muy bien qué documentos o elementos cifrar y cómo implantar esto de forma efectiva.

¿Cuándo debemos cifrar datos?

La pregunta se responde de manera muy sencilla, a grandes rasgos: debemos cifrar la información cuando su pérdida o robo puede dañar a la empresa, a nuestros clientes o a los empleados. Si no se daña a nadie, no es necesario cifrarla. A partir de aquí podemos establecer niveles de protección, dependiendo siempre de lo tóxica que sea esa pérdida. Es decir:

  • Si hablamos de datos que están ligados al cumplimiento de las regulaciones, o si la pérdida de datos puede afectar de manera crítica al negocio, tendremos que aportar un nivel de protección alto.
  • Si se trata de datos relacionados con la propiedad intelectual (o con patentes, o similar), son datos de un valor muy elevado que pueden ser aprovechados por competidores para hacernos daño. Por tanto, necesitarán un nivel de protección alto.
  • Si tienen un valor bajo, o no son tan críticos como los datos del punto anterior, los protegeremos internamente, pero con un nivel de protección medio.
  • Si los datos pueden dañar a empleados o clientes, y violan la privacidad (en caso de fuga), los protegeremos también con un cifrado como en el punto anterior; si no violan la privacidad, no hará falta.

¿Qué métodos son mejores para cifrar los datos?

No vamos a entrar hoy en las diferentes técnicas de cifrado de datos, porque eso nos daría para un extenso artículo en profundidad. Sin embargo, sí que podemos hablar de dos métodos muy comunes en el cifrado de datos empresariales que afectan a las comunicaciones. Estos son el cifrado PGP del correo electrónico, y los certificados SSL.

  • Un correo electrónico cifrado con PGP permite certificar el remitente y, además, hace posible comprobar la integridad de su contenido, es decir, que no ha sido alterado en el tránsito. Gracias al cifrado del correo, cualquier archivo enviado como adjunto solo es accesible para el destinatario. Nuestro servicio de correo electrónico es compatible con PGP.
  • Con respecto a los certificados SSL, se trata de un protocolo que permite que toda la información que salga o que llegue hacia un sitio web, esté cifrada. Es decir, es un protocolo que aporta seguridad a las comunicaciones y es indispensable para todos aquellos sitios web que gestionen información sensible, como pueden ser una tienda online, aplicaciones bancarias, etc… Por ejemplo, los planes ilimitados de Web hosting Hosting WordPress de Arsys incluyen de forma totalmente gratuita un certificado Basic SSL.
La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora