Con el Cloud, los clientes siempre en primer lugar

Tras un año tan exigente a todos los niveles como lo ha sido 2020, ¿qué es lo más importante? ¿Qué es lo que más necesitamos preservar? Sin duda alguna, lo más importante siempre son nuestros clientes y su satisfacción. Este año de pandemia hemos aprendido muchas cosas, y una de ellas es que los clientes siempre están en el primer lugar, algo que podemos mantener gracias al Cloud.

Para muestra, solo tenemos que irnos al comienzo del confinamiento en el mes de marzo. Aquellas empresas que no estaban preparadas para proporcionar a sus trabajadores puestos de teletrabajo en condiciones tuvieron pocas opciones: o adaptarse, o cesar la actividad durante un tiempo. Es verdad, eso sí, que muchas empresas no admiten teletrabajo, como en el sector servicios (cafeterías, restaurantes, hoteles…). Pero, para quienes sí tiene sentido, el retraso en la digitalización de sus cargas de trabajo y esa falta de modernización en sus infraestructuras supuso un coste enorme. Las pérdidas fueron de gran importancia y la inercia de esas semanas y, quizás, meses de retraso es enorme.

La resiliencia que permite la Nube, una de sus mayores ventajas

Uno de los mayores activos de la nube siempre ha sido la capacidad que tienen las empresas que la adoptan para prepararse ante cualquier tipo de crisis. Cuando se produce un desastre (ya sea un incendio, inundación o terremoto, o bien, como ya hemos visto, una pandemia) no es necesario preocuparse por la viabilidad de los servidores en las propias instalaciones, o por la disponibilidad de personal en el lugar.

Nada de eso es necesario con el Cloud. Gracias a sus características es posible garantizar que los datos permanezcan accesibles y seguros para todos, y que pueda seguir la actividad con casi total normalidad. Cuando se cuenta con pocos activos físicos que mantener (porque la mayoría está en el Cloud) es más sencillo cambiar a una fuerza de trabajo remota que mantenga los proyectos en marcha sin problemas, así como, si lo hubiera, un centro de llamadas en funcionamiento. El trabajo colaborativo se hace posible y viable sin mayores esfuerzos ni inversiones. Pero, más importante aún que todo eso, es que podemos ser capaces de concentrar más energía en nuestros clientes en un momento en el que, en realidad, nos necesitan. Si no nos necesitan más, lo hacen de diferentes maneras.

Frente a la rutina habitual en la que nos enfocamos en alcanzar objetivos financieros, ampliar mercado, captar clientes, obtener beneficios… nos damos cuenta de que es aún más importante ayudar a nuestros clientes, darles una experiencia perfecta y que su satisfacción sea excelente.

Son las infraestructuras Cloud las que más resiliencia han demostrado en estos momentos tan complicados. No solo han sido más tolerantes a fallos, sino que han permitido seguir funcionando como si nada hubiera pasado. Los puestos de trabajo remotos, muchos de ellos utilizando herramientas VDI (escritorios virtuales) consiguieron hacer transparente para el trabajador el hecho de no estar físicamente en su puesto de trabajo, en la oficina. En el terreno educativo también se ha notado esta gran cualidad del Cloud. Universidades, centros de formación, incluso las formaciones dentro de las empresas han seguido con su actividad con apenas meros cambios formales (pasamos del aula a las pantallas).

Si hay algo que nos ha enseñado esta pandemia es que el mundo empresarial y educativo ha cambiado, si no en el fondo, sí en la forma. No es momento ahora de replicar la manera de hacer negocios anterior al COVID y no basta con mantener en funcionamiento las infraestructuras y servicios básicos, sino que es el momento de darlo todo para nuestros clientes. Es el momento de innovar, crecer y evolucionar para hacer frente a los nuevos desafíos que están por venir.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora