Cloud Cost Governance: Cómo predecir los costes del Cloud

El Cloud Computing sigue creciendo a nivel mundial, tanto en adopción como en partidas presupuestarias destinadas a contratar los diferentes servicios que existen. Es un hecho que cada vez más empresas den el salto a la digitalización y trasladen su negocio al Cloud o, al menos, una buena parte.

El hecho de que el uso del Cloud aumente de manera global tiene gran parte de su explicación en el uso de servicios de Nube Pública. Para muchas empresas, externalizar tareas o disponer de servicios en la Nube pública es algo cómodo, flexible y rentable. Los costes suelen ser bastante menores que otras opciones, al menos al inicio, y van creciendo a medida que se necesitan más recursos, prestaciones o funcionalidades.

Precisamente esa característica del Cloud puede volverse en contra de las empresas menos atentas al gasto corriente en estos servicios. Si no se tiene un gran control sobre lo que se está gastando en servicios Cloud, la empresa corre el riesgo de escalar demasiado rápido dichos costes y podría llegar a tener problemas financieros.

El Cloud Cost Governance se ocupa precisamente de este tema y ofrece un conjunto de herramientas destinadas a que las empresas mantengan el control sobre los recursos utilizados, detecten recursos infrautilizados (es decir, costes superfluos porque se hayan contratado recursos o servicios que no son necesarios) y que, en definitiva, ofrezcan una visión global sobre los costes que la Nube supone para cualquier organización.

Buenas prácticas de Cloud Cost Governance

Buena parte de los usuarios de servicios en el Cloud invierten más de lo que realmente necesitan. Es decir, se demandan excesivos recursos para cubrir las necesidades reales y esto implica que los costes sean más elevados de lo esperado.

Esto puede deberse a que se dimensionen los recursos anticipándose a un probable crecimiento, algo que, por lo general, no es necesario puesto que la asignación de recursos y la escalabilidad de los servicios suele ser prácticamente instantánea.

Veamos algunas buenas prácticas para controlar los costes del Cloud:

  • Los controles de recursos, tanto si son basados en políticas como si son automatizados, determinan quién puede desplegar recursos y cómo es el proceso para identificar, monitorizar y clasificar estos nuevos recursos.
  • La asignación de costes se aplica a los equipos que usan recursos, cambiando el énfasis de la mentalidad de TI como centro de costes a una de responsabilidad compartida.
  • Los procesos de presupuesto incluyen la revisión de presupuestos y costes realizados, para luego actuar sobre ellos.
  • La optimización de la arquitectura se centra en la necesidad de refinar continuamente las cargas de trabajo para ser más conscientes de los costes y crear mejores sistemas arquitectónicos.

¿Qué problemas soluciona el Cloud Cost Governance?

Aplicar los principios del Cloud Cost Governance significa evitar una serie de problemas típicos que se relacionan, como es de suponer, con costes extra. Veámoslo en detalle:

  • Control proactivo de la facturación. Los programas de control de costes monitorizan el uso del Cloud y los recursos dispuestos en tiempo real y pueden activar alertas sobre estos costes de manera proactiva. Por tanto, es posible evitar las sorpresas con respecto a las facturas, al no recibir cargos que puedan romper el presupuesto.
  • Permite establecer restricciones sobre el uso de los recursos en el Cloud. Estas restricciones se pueden aplicar a los presupuestos asignados por cada departamento, independientemente de los demás. Así, un departamento en concreto no podrá gastar más recursos de los que marca su propio presupuesto. Es una manera efectiva de cortar de raíz los autoaprovisionamientos en el Cloud Público.
  • Informar y planificar del uso de recursos. Al hacerlo de forma proactiva es posible entender bien en qué se gasta y, más importante aún, los patrones de gasto. Se puede determinar si es probable que se produzcan excedentes y tomar medidas correctivas, además de poder hacer una planificación de la demanda basada en datos de uso real.
  • Facilita la operación con entornos multicloud. Si es complejo hacer el seguimiento del gasto con un solo proveedor de servicios, imaginemos hacerlo en entornos multicloud. Gracias a las herramientas de Cloud Cost Governance se pueden agregar los diferentes controles de gastos e informes en estos entornos.