La omnipresencia del Cloud en el mundo

Cuando hablamos de Cloud Computing solemos centrarnos en la transformación digital de las empresas, las organizaciones y las instituciones. Sin embargo, también hemos de tener muy presente la digitalización en ámbitos más generalistas, como el doméstico, por ejemplo.

También debemos darnos cuenta de cómo esa digitalización conlleva un cambio cultural en las personas para poder sacar el máximo provecho del cambio tecnológico, aunque eso será el tema de otro artículo. 2020 y 2021 van a ser años muy similares, por lo que podemos ir comprobando, fue un punto de inflexión para muchos millones de personas en miles de empresas que, sin otro remedio, abrazaron las tecnologías de la información y siguieron con su actividad desde sus domicilios. Muchos aprendieron que con Zoom podían reunirse con amigos y familiares, además de asistir a reuniones de trabajo, formación y muchos otros temas.

Otros muchos descubrieron que es posible la teleenseñanza y no solo para tiempos de pandemia. Es posible diseñar un sistema educativo que combine las dos formas de enseñar: a distancia y presencial. Tenemos las herramientas, los dispositivos, las conexiones de datos para hacerlo posible. Es posible que, sin la pandemia, no tuviéramos esa visión global acerca de la omnipresencia del Cloud en nuestra sociedad, pero sin duda sería una cuestión de tiempo. Desde la televisión bajo demanda, pasando por las aplicaciones de videollamada, Microsoft 365 para trabajar, las aplicaciones de almacenamiento en la nube… casi todo lo que hacemos en Internet se relaciona, de alguna manera, con el Cloud.

El Cloud está en todas partes

Los días en que todas las capacidades de la nube estaban centralizadas en centros de datos aislados o locales ya son cosa del pasado. Ahora es posible encontrar aplicaciones basadas en la Nube que ayudan a aumentar el rendimiento de los barcos en el mar, de los aviones, de nuestros coches y de nuestros hogares. Eso significa que, más que nunca, la Nube se sostiene en sistemas distribuidos, deslocalizados. Tenemos ejemplos de sistemas Cloud en zonas de difícil acceso, como el medio rural o los espacios naturales como las grandes fincas, los parques nacionales o la propia Antártida. Llevamos el Cloud a la estratosfera, incluso más arriba, a la órbita cercana a la Tierra.

A medida que las redes 5G se expandan, habrá cada vez más dispositivos compatibles que puedan aprovechar al máximo su baja latencia y su gran ancho de banda. Y, de ahí, llegamos al Edge Computing, que viene a revolucionar, aún más, las cosas.

Con las tecnologías asociadas al Edge Computing estamos haciendo que las comunicaciones sean virtualmente instantáneas, ya que no es necesario enviar toda la información a servidores remotos para su procesamiento. Esto abre las posibilidades a todavía más aplicaciones que están por llegar. Una de las más mediáticas será, sin duda, el coche autónomo, pero existen miles de ejemplos de aplicación del Edge.

Y si ampliamos el foco podremos ver que las nuevas tecnologías que hacen evolucionar al Cloud Computing van a revertir en beneficios tangibles para toda la sociedad, comenzando por importantes mejoras en asistencia sanitaria, pasando por un nuevo paradigma del transporte (el conectado, compartido y autónomo); o el entretenimiento (no solo hablamos de Netflix, sino también de videojuegos, música o entretenimiento en general, como tenemos en plataformas como Twitch o Youtube). Tendemos a pensar que el Cloud Computing y los servicios que se ofrecen sobre ese tipo de infraestructura están dirigidos a negocios y empresas y que la gente de a pie no percibimos los beneficios reales.

Pero cuando conocemos casos de transformación digital que llevan Internet a cualquier rincón del planeta, que permiten que un pueblo perdido, o una aldea, tenga acceso a toda la información del mundo, pero también a servicios sanitarios, herramientas de comunicación, u otras que permiten que florezcan nuevos negocios y se estimule el comercio en esas zonas, la cosa cambia.

Hoy, más que nunca, el Cloud está en todas partes y todos nos beneficiamos de sus enormes ventajas. En Arsys acompañamos a nuestros clientes en sus procesos de transformación digital. Cada vez son más los sectores en los que la digitalización es la mejor manera de aumentar la competitividad o el desempeño, de adaptarse a las necesidades de sus clientes o usuarios. Por eso, si crees que la digitalización puede beneficiar al día a día de tu empresa, organización, institución o, como tratamos en este artículo, centro de enseñanza, nos tienes al alcance de un solo clic.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora