En alojamiento: ¿es mejor optar por Cloud Hosting o por un Hosting Dedicado?

En el mundo empresarial, las decisiones sobre qué tecnologías, aplicaciones o servicios convienen más al día a día del negocio son casi infinitas. Con el paso del tiempo, surgen nuevas decisiones que tomar, a medida que la tecnología cambia, o bien cuando evolucionan las necesidades propias de la empresa. Hablaremos hoy de la disyuntiva que se presenta en cuestión de alojamiento: ¿es mejor optar por Cloud Hosting, o nos decidimos por un Hosting Dedicado?

Hay una serie de preguntas básicas que responder para el caso de tener dudas sobre si te conviene más la nube o el alojamiento dedicado. La primera es, ¿necesito alojamiento en la nube? ¿O bien debería optar por el alojamiento dedicado? ¿Cuál es la diferencia entre ambos tipos de hosting? Pero, sobre todo, la gran pregunta es ¿cuál de ambas opciones es la más adecuada para las necesidades de mi negocio? Partimos de la base de que hay casos muy claros en los que se puede decidir sin lugar a duda cuál es la mejor solución. Como pasa en muchos otros casos, la opción de la Nube es siempre la más interesante para negocios que son pequeños (o si se trata de un profesional individual que necesita un servicio determinado y poco personalizado), mientras que la opción dedicada suele ser más interesante para grandes empresas con necesidades muy específicas y muy demandantes.

Entre ambos extremos existen muchos matices, y están muchas empresas que no tienen claro por qué solución decidirse. Es el caso de negocios que, por ejemplo, sufren una alta demanda estacional que no se reproduce el resto del año, o bien que, simplemente, son incapaces de predecir los recursos que van a necesitar a largo plazo.

¿Qué es Cloud Hosting?

El Cloud hosting, o alojamiento en la nube, utiliza múltiples servidores y recursos computacionales distribuidos en Internet para dar servicios de alojamiento. Si uno cualquiera de estos nodos, servidores o recursos falla o se satura, la carga de trabajo se distribuye automáticamente a otro nodo. Esto es algo que es totalmente transparente para el usuario final.

Normalmente, la capa de red está interconectada con otras infraestructuras de la nube, como los servicios de copia de seguridad gestionados, una solución de recuperación de desastres o cualquier otro servicio relacionado con la actividad. Existen diversas opciones de contratación, como, por ejemplo, el alquiler compartido. En este caso, los recursos e infraestructura se comparten con otros clientes. También es posible contratar un servicio de cloud hosting dedicado, como ofrecemos desde Arsys.

Las características de un alojamiento en la Nube proporcionan enormes ventajas a las empresas. Entre otras cosas, proporciona alta disponibilidad y un enorme potencial de escalabilidad. Podemos decir que, con este esquema, se puede consumir una cantidad casi ilimitada de recursos de servidor, de almacenamiento, memoria o computación. La realidad es que no son recursos infinitos, pero sí podemos ampliar o reducir los recursos que necesitamos en cada momento.

El alojamiento en la nube es seguro y está completamente gestionado por el proveedor, por lo que una empresa no tiene que preocuparse por la compra de hardware, las actualizaciones de firmware o cualquier otro tipo de mantenimiento.

Además, es posible contar con servicios adicionales como backup, aplicaciones de un solo clic, redes gestionadas y almacenamiento gestionado. Es la opción ideal para empresas con pocos recursos IT, o que no pueden invertir en ellos, por el motivo que sea. También es el la solución idónea si no sabemos dimensionar los recursos correctamente, o si este dimensionamiento va a cambiar, previsiblemente, en el tiempo.

Así es el Hosting dedicado

Con un hosting dedicado el usuario tiene todo el host disponible exclusivamente para su uso personal. Podemos hablar de dos tipos principales de hosting dedicado: en uno, el usuario alquila espacio en un centro de datos para su uso exclusivo, con configuración privada y aislada del resto. El segundo escenario es el alojamiento dedicado en la nube, en el que el usuario tiene su propio host dedicado y exclusivo, pero está interconectado con una plataforma de alojamiento en la nube. Así, se puede aprovechar el almacenamiento privado del host, o interconectarse con almacenamiento compartido, redes compartidas y servicios adicionales de Internet del proveedor. Este escenario resume lo mejor de ambos mundos, al obtener una enorme cantidad de recursos bajo demanda, a la vez que se pueden aprovechar los servicios de la nube del proveedor como el backup, la red administrada o el almacenamiento administrado.

El hosting dedicado es un servicio ideal para cualquier cliente que tenga una necesidad creciente de una infraestructura con necesidades estrictas de potencia de cómputo, seguridad, cumplimiento (compliance), o que busque, sencillamente, la flexibilidad y la rentabilidad que conlleva optar por la solución en la Nube.