La industria del videojuego online se transforma con el Cloud

El presente y futuro de los videojuegos pasa por el Cloud, las conexiones multijugador y, en los últimos tiempos, los servicios de streaming vienen pisando fuerte. Lejos quedan los tiempos en los que se jugaba en solitario y sin conexión a Internet, incluso quedan lejos los tiempos de los juegos en red local (LAN). Hoy, prácticamente todos los títulos importantes tienen una opción multijugador.

Esto tiene implicaciones muy profundas que están transformando las compañías de videojuegos online. Vamos a hacer un resumen de lo que supone esta creciente e imparable tendencia online en el mundo del videojuego.

Cada vez son más los juegos con multijugador online o, directamente, que solo pueden jugarse si estamos conectados. Por eso, las compañías manejan una cantidad cada vez mayor de procesamiento y conectividad de servicio, algo que a los jugadores les encaja a las mil maravillas. Además, la tendencia de estos es abandonar las consolas o los grandes PC gaming y jugar, cada vez más, en dispositivos móviles como los smartphone, tablets o cualquier otro tipo de dispositivo.

Esto implica una serie de cosas, entre otras el enorme riesgo de que las prestaciones percibidas por los jugadores caigan por debajo de su mínimo aceptable. Cuando las prestaciones de un videojuego dependían de sus propios equipos, los jugadores aceptaban caídas de rendimiento a regañadientes; ahora, si una conexión de juego tiene demasiada latencia, o lag, los jugadores simplemente abandonarán el juego o la plataforma y se irán a otro lugar.

Las compañías de videojuegos se transforman

Esas son las razones principales de que las compañías de videojuegos online se transformen en algo similar a lo que sucede en otros sectores, como el financiero o el sector salud. Ahora, para dar cuenta de esas prestaciones exigidas por sus usuarios (sus clientes), han de disponer de la infraestructura, la capacidad de procesamiento, los requisitos de seguridad global y la conectividad necesarias.

Y es algo interesantísimo, porque estamos ante una transformación integral de una industria que crece a un ritmo difícilmente igualable por cualquier otra. Los videojuegos rivalizan con el cine solamente en los presupuestos que manejan para su desarrollo y en las plantillas de profesionales necesarios para dar salida a sus productos.

Esta transformación no es sencilla y, desde luego, no es barata. Veamos en mayor detalle algunos aspectos importantes.

Altas prestaciones a bajos precios

Los jugadores habituales no quieren suscribirse a los videojuegos o, al menos, no a menos que el precio sea razonable. Sin embargo, exigen un nivel de prestaciones muy elevado si tenemos en cuenta que muchos títulos soportan un enorme número de jugadores conectados (por ejemplo, los juegos Multijugador Masivo Online, o MMO).

Si hablamos de abandono del juego, el lag, o la latencia percibida por el jugador, es la causa principal. Se aceptan «pings» de alrededor de 40 milisegundos, en ocasiones se pueden tolerar pings más altos si se trata de algo puntual, pero no es muy frecuente que un jugador permanezca conectado si su experiencia se resiente. Un ping de 10 ms se considera perfecto, lo cual exige una conectividad perfecta.

La inversión puede ser desorbitada a menos que las empresas elijan implementar servidores dedicados alojados y administrados.

El videojuego online es global

Se trata de una industria realmente global con millones de clientes repartidos literalmente por todo el mundo. Basta con disponer de una consola o un PC, una conexión a Internet decente y adquirir el título de moda para poder lanzarse a jugar online.

Esto implica que las compañías han de ser lo suficientemente flexibles como para adaptarse a un mercado heterogéneo que va cambiando con cada nuevo lanzamiento. Esto significa que con cada nuevo videojuego, especialmente si es uno de los más esperados, la industria debe ser capaz de desplegar una red de servidores capaz de soportar la nueva demanda, sobre todo en aquellas zonas geográficas donde se concentra la mayoría de los jugadores.

De todas maneras, las compañías suelen buscar ubicaciones de servidores en los EE.UU., China, Japón, Corea del Sur, Alemania y el Reino Unido, ya que estos países son los mercados más grandes en términos de ingresos por juegos online.

En cuanto a lo que a seguridad se refiere, estas compañías están apostando por la seguridad administrada como parte crucial de sus paquetes de alojamiento en la nube privada, con opciones que incluyen información de seguridad y monitoreo de eventos (SIEM), protección IP contra ataques DDoS y pruebas de penetración.

Como vemos, la industria del videojuego entra de lleno a jugar con las mismas condiciones que lo hacen industrias esenciales que necesitan velocidades de procesamiento ultrarrápidas y una capacidad de recuperación ante desastres sin tacha.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
Gratis
Consigue tu backup ahora