Las credenciales móviles y cómo están transformando el control de acceso

Los avances en seguridad en el control de acceso siguen un camino bastante claro: sin fricción, sin contacto. Por ese motivo, los sistemas de control de acceso se están sofisticando a pasos agigantados y ya estamos empezando a utilizar nuestros dispositivos personales para la autenticación.

El smartphone es una herramienta versátil que nos permite hacer virtualmente todo: desde organizar nuestra agenda de trabajo y, de hecho, trabajar; jugar a videojuegos, ver películas o escuchar música; hacer videollamadas con nuestros seres queridos; o pagar en el súper y en multitud de establecimientos. Además, nos están permitiendo abrir cerraduras. Las llaves electrónicas que podemos almacenar en nuestros dispositivos son, en esencia, las credenciales móviles.

La necesidad de las credenciales móviles

Durante la pandemia, todos empezamos a ser conscientes de lo que llegábamos a tocar con nuestras manos cada día. También en el acceso al trabajo, por ejemplo, manipulando tarjetas, usando la huella dactilar y situaciones similares. Ahora nos centramos en conseguir una entrada y salida higiénicas y sin contacto, y por eso se están eliminando las superficies innecesarias de alto contacto en las oficinas de todo el mundo.

Hoy, cuantas menos cosas tengamos que llevar, buscar y tocar, mejor. Por eso, el uso de credenciales móviles tiene sentido, ya que son cómodas y más flexibles que cualquier credencial física. Además, las empresas ahorrarán tiempo y dinero y no tendrán que asumir costes innecesarios como el de la impresión de tarjetas temporales para casos de olvido de la credencial física, o para los invitados.

Las ventajas de las credenciales móviles para el control de acceso

Podemos enumerar cuatro ventajas principales de este método de acreditación que, seguro, crecerá en adopción a corto plazo.

1. Limita el contacto con otros dispositivos y sistemas de control

Con la pandemia estamos más sensibilizados con el contacto que tenemos con superficies «públicas». Ya no se trata sólo de una cuestión de poder contagiarse, o no, de COVID-19, sino que es una cuestión de higiene, algo que, sin duda, está esculpido en mármol en nuestras mentes. Al tratarse de un dispositivo que sólo manipula su dueño (el 99% del tiempo, al menos), los riesgos se limitan considerablemente.

2. Proporcionan un nivel de seguridad superior

¿Por qué confiamos en una credencial física, como una tarjeta de acceso? Es curioso que lo hagamos porque, dada su naturaleza, es muy fácil robarla, tomarla prestada unos minutos… o que su propietario la pierda.

El smartphone con credenciales móviles añade capas extra de seguridad: primero, está protegido por PIN, huella dactilar o cualquier otro método de autenticación que se pueda configurar; por otro lado, el software que porta las credenciales móviles cifra la «carga útil» de la tarjeta, lo que impide que se intercepte ese contenido en el proceso de autenticación contactless.

Por otro lado, esta seguridad se puede adaptar por niveles. Para explicarnos: el trabajador puede tener diferentes protocolos asignados para el acceso a determinadas zonas, dependiendo de su nivel de seguridad. No será lo mismo acceder a una sala de conferencias que al datacenter. Las credenciales móviles son tan flexibles que basta una carga de información en aplicación y lectores para disponer de nuevas características y privilegios (y para revocarlos).

3. Es un sistema cómodo

Además de su seguridad, mucho mayor que la de cualquier sistema de credenciales tradicional, las credenciales móviles aportan una comodidad en la gestión muy superior. Antes mencionamos a los visitantes autorizados, que necesitan disponer de una acreditación temporal para acceder a las zonas que necesitan durante su visita.

El proceso tradicional consistía en dar de alta sus datos y expedir una tarjeta temporal. Esto conlleva un coste (la tarjeta física) y un procedimiento que se puede optimizar. Con las credenciales móviles, el visitante tan sólo debe poder recibir un email con el enlace de descarga de la aplicación ya preconfigurada para visitas, con los privilegios exactos. Al abandonar el recinto (mediante el uso de la geolocalización en el edificio), o bien transcurrido un determinado tiempo, las credenciales dejan de ser válidas.

Por otro lado, ya que mencionamos la geolocalización y hablamos anteriormente del geofencing, pueden utilizarse esta tecnología para que los empleados ni tan siquiera necesiten sacar sus móviles del bolsillo.

4. Favorece la reducción de costes

Las credenciales móviles pueden eliminar los costes de las credenciales de plástico, las impresoras, la tinta, el almacenamiento y la manipulación. Un smartphone puede actuar como una solución de tarjeta única que permite a los empleados acceder al recinto, pagar en la cafetería o en las máquinas expendedoras, etcétera. A diferencia de las tarjetas de plástico, las credenciales móviles pueden reutilizarse, transferirse y desactivarse a distancia.

En Arsys ponemos a tu disposición las mejores aplicaciones y servicios Cloud, para que puedas desarrollar tu actividad y destacar frente a la competencia.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora