Divi, un tema y un builder de WordPress definitivos

Hace unos días comentábamos aquí mismo las novedades de la actualización 5.5 de WordPress. Hoy vamos a hablar de sus temas , un universo variopinto con cientos de alternativas diferentes y muchas posibilidades distintas para conseguir la más variada gama de sitios web. Sin embargo, solamente hay dos o tres productos definitivos, capaces de cubrir con una única herramienta prácticamente todas las necesidades de la mayoría de los proyectos. Uno de ellos es Divi, construido y mantenido por Elegant Themes.

Se trata de un tema «Premium» al que podemos acceder previo pago de una cuota anual, aunque también tienen un plan de pago con cuota única que vale de por vida. Una vez disponemos de nuestro plan, podemos obtener y usar Divi para cualquier cantidad de sitios web donde lo necesitemos, con constantes actualizaciones. Es una excelente alternativa para profesionales y agencias que realizan numerosos sitios web a lo largo del año.

¿Qué es Divi?

Es simplemente un tema de WordPress, pero no cualquier tema. Quizás podríamos llamarle «super-tema», ya que es capaz de personalizarse para prácticamente cualquier uso. Está preparado de modo que se maximizan sus posibilidades de configuración por medio de múltiples parámetros. Además, contiene toda una librería de plantillas con diversas personalizaciones, por lo que no se trata simplemente de un tema, sino una familia de plantillas basadas en el mismo software y adaptados a temáticas de lo más diverso.

Divi Builder

Es una herramienta que se instala en WordPress junto con el tema Divi y que extiende el administrador del CMS para poder personalizar el diseño de una manera muy detallada. El builder ofrece todas las posibilidades de personalización que podríamos necesitar en la mayoría de los sitios web, pudiendo crear cualquier tipo de composición prácticamente a golpe de clic.

Ventajas y desventajas de Divi

Las ventajas de Divi saltan a la vista. Dispones de un software potente, capaz de personalizarse de múltiples maneras y con un variado catálogo de plantillas para conseguir diversos look & feel con mínimo esfuerzo. Es ideal para las personas que no tienen muchos conocimientos de programación PHP con WordPress, ya que dispensa de usar código para la personalización de los sitios. Además, con el builder podemos también modificar el HTML y el CSS por medio de una potente interfaz gráfica.

Sin embargo, también existen desventajas que se deben señalar. La más importante es que, al ser un super-tema adaptado para cualquier contexto, los sitios web disponen de una cantidad enorme de utilidades y código que muchas veces (la mayoría) no van a usar para nada. Además, una vez comenzamos a usar el builder de Divi, generamos una dependencia muy fuerte del sitio web con las herramientas, lo que haría prácticamente imposible migrar el proyecto web a otro tema, sin tener que comenzar la mayoría del trabajo prácticamente desde cero.

Conclusión

Obviamente, usar Divi nos quita mucho trabajo de diseño y desarrollo. Es una herramienta definitiva, que concentra la mayor parte de las necesidades que podamos llegar a tener para realizar trabajos para todo tipo de clientes. Pero también tiene su coste y nunca conviene olvidarse que, en la práctica, si queremos que el trabajo sea realmente único hay que retocar bastante el sitio para evitar ese look «prefabricado» que surge al instalar cualquier tema de WordPress.