Dropshipping y TSA, modelos de negocio online

En este artículo vamos a explicar dos modelos de negocio con los que podemos obtener ingresos de manera sencilla a través de un sitio web con una inversión mínima y sin apenas riesgos.

Modelos de negocio online sin riesgo

Quizás muchos hemos pensado más de una vez en construir un sitio web y comenzar a obtener ingresos, por ejemplo mediante una tienda online que nos permita vender productos a cualquier parte del mundo. Sin embargo, puede que después de madurar la idea nos hayamos echado para atrás pensando que sería muy caro crear el sitio web y sobre todo hacer stock de productos, realizar los envíos, el seguimiento a los clientes, etc… Los dos modelos de negocio online que os proponemos, Dropshipping y TSA no tienen estos inconvenientes. Son una idea excelente para comenzar una actividad que nos puede reportar una fuente de ingresos y donde la mayor inversión que necesitamos realizar es nuestro propio esfuerzo.

Dropshipping

Es un modelo de tienda online donde no se requiere comprar productos, ni realizar stock o envíos a los clientes. Básicamente consiste en crear un sitio web de venta online donde exponemos productos que venden otras empresas. Cuando un cliente nos compra un producto lo único que necesitamos hacer es enviar una señal al vendedor de la empresa original para que éste lo empaquete y realice el envío al consumidor final.

TSA

TSA es un acrónimo de Turbo SEO Affiliate Ecommerce o tienda online con afiliación. Básicamente consiste en crear una tienda online donde no vendes ningún tipo de producto, sino que envías a los compradores potenciales a sitios de afiliación, donde puedes obtener una comisión si finalmente se realiza la compra por parte de los usuarios.

Seguro que estos dos modelos los habrás encontrado en diversas webs anteriormente, aunque quizás no les habías puesto nombre. ¿Nunca hiciste una consulta sobre un producto y caíste en una web que describe diversas alternativas de compra, con un enlace al producto en Amazon?

Como puedes ver, ni, dropshipping ni TSA requiere que montes ningún almacén, con su stock, ni contrates a nadie para gestionar los pedidos. Realmente requiere tu trabajo para encontrar un nicho, componer una web y realizar una buena tarea de posicionamiento. Los ingresos vendrán solos. En el peor de los casos, si no consigues demasiado rendimiento, posiblemente sólo hayas perdido algo del tiempo invertido. Lo más seguro es que sí obtengas lo suficiente para compensar la inversión en alojamiento y lo que se puede garantizar es que habrás aprendido bastante por el camino.

SEO, un componente esencial

SEO es el posicionamiento orgánico en los buscadores, generalmente Google. Este tipo de negocio requiere que tengas un buen SEO para que las cosas funcionen correctamente, ya que te permitirá atraer posibles clientes sin invertir dinero en publicidad. Para conseguir un buen SEO para tu tienda online con afiliación o dropshipping necesitas adaptarte a unas características bastante concretas:

  • Seleccionar un nicho vertical: es decir, dedicarte a un campo muy específico. No te interesa hacer una tienda generalista, que venda cualquier tipo de producto, porque será difícil de posicionar. En cambio, lo ideal es dedicarse a algo muy concreto, que quizás no tenga el potencial de muchos posibles compradores, pero donde resulte más sencillo encontrar visitantes. Por ejemplo, en vez de vender productos para el hogar, se puede hacer un sitio web que simplemente se especializa en vender yogurteras.
  • Tener un dominio potente: Encontrar un dominio que sea adecuado para el tipo de producto, que contenga palabras clave de lo que se está ofreciendo. Por ejemplo, ropa-para-perros.com, o camisetas-mario-bros.com. Estos dominios ofrecen diversas ventajas, puedes aprender más en el artículo sobre elegir el mejor dominio.
  • Crear un contenido adecuado: Por supuesto, es importante generar además contenido específico para el tema de tu tienda, por medio de artículos que aborden la temática en la que te has centrado.

Conclusión

Dropshipping y TSA son dos áreas donde es posible obtener ingresos a través de una web, haciendo una inversión mínima, aparte de tu propio trabajo. Sin embargo, es importante seleccionar un nicho adecuado, lo suficientemente específico para que permita posicionarse correctamente en Google y obtener visitantes gracias a un buen SEO.