Cómo afecta Edge Computing a las redes empresariales

Sabemos que Edge Computing, o Computación Perimetral, lleva la inteligencia al borde de la red, acercando la capacidad de análisis al lugar en el que se generan los datos. Sus características la hacen perfecta para mejorar servicios que requieren bajas latencias, para liberar al Cloud de carga de trabajo que se puede realizar en otros puntos, e incluso para ahorrar costes relacionados con el ancho de banda y las comunicaciones.

Las ventajas del Edge Computing son numerosas. Teniendo en cuenta que la principal de todas es que reducimos la latencia a la hora de realizar las diferentes tareas que tengamos por delante, podemos resumir el resto de las ventajas en:

  • Una mayor velocidad de respuesta, ya que parte de los datos se procesan en el propio dispositivo.
  • Disminuye el tráfico hacia la Nube y solo se transmiten aquellos datos que se han de almacenar.
  • Aumenta la eficiencia y permite reducir la carga de la red y el consumo.
  • La seguridad es mayor al tener que mover menores cantidades de datos.
  • Si se da, por alguna razón, una violación de datos o un fallo en el servicio en la Nube, se pondrán menos datos en riesgo.

La arquitectura de Edge Computing es una versión modernizada de los Centros de Datos y las arquitecturas en la Nube, con una eficiencia mejorada al disponer de aplicaciones y datos más cercanos a las fuentes donde se generan. Simplemente busca eliminar los problemas de ancho de banda y rendimiento causados por la distancia entre los usuarios y las aplicaciones.

Así que en ese sentido no podemos centrarnos exclusivamente en el  borde de la red, el límite dentro de una determinada red para dividir las partes que son propiedad de la empresa y de terceros.

Esta infraestructura afecta directamente a las redes empresariales de diferentes maneras. Puede aportar, además, varios beneficios a las empresas con administración centralizada. Esta administración permite que la Computación Perimetral mantenga las redes ordenadas y que sea posible mantenerlas de manera uniforme. La infraestructura de tipo Cloud puede ayudar a los equipos de TI a ofrecer servicios locales y administrar los recursos locales en consecuencia.

Retos en las redes empresariales

El crecimiento del Internet de las Cosas es clave para el desarrollo y el interés por disponer de Computación Perimetral. Y, a la vez, Edge Computing permite reconsiderar la manera de procesar los datos generados por los dispositivos IoT. En el fondo, se trata de una simbiosis tecnológica.

Entre ambas tecnologías, se reducen los costes de transporte WAN y se evitan, además, problemas de calidad de servicio. Dado que las redes tradicionales no se idearon para soportar este tipo de arquitectura, es necesario disponer de equipos nuevos o al menos complementarios, para efectuar la transición a la Computación Perimetral. Por ejemplo, puntos de acceso Wi-Fi 6, que es como se conoce al nuevo estándar 802.11ax; enormes capacidades de ancho de banda; e infraestructura hiperconvergente, entre otras cosas.

Los retos que plantea el Edge Computing para las redes empresariales son diversos. Se pueden resumir, básicamente, en seis principales:

  1. Ancho de banda de la red. Aunque podemos reducir el coste del tráfico saliente (hacia el Cloud, por ejemplo), se hace necesario disponer de redes locales en la zona perimetral capaces de transportar todos los datos con la celeridad requerida, de manera que no añadan demasiada latencia por ese motivo. De esta manera, dicha latencia se deberá casi exclusivamente al procesamiento de los datos.
  2. Ubicación. No todos los entornos disponen de suficiente espacio disponible para instalar los servidores, y no todos los entornos serán apropiados u ofrecerán las mejores condiciones como para instalar toda la red de Computación Perimetral.
  3. El mantenimiento de los servidores. Cualquier período de inactividad por el mantenimiento de un servidor es una mala noticia para el Edge Computing. Existen iniciativas para dotar a los dispositivos de la inteligencia suficiente como para detectar el fallo o la caída de los servidores, y levantarlos de manera automática.
  4. Inteligencia artificial (IA). Introducir la Inteligencia Artificial contribuye a mejorar la fiabilidad de la red perimetral, adelantándose a cualquier fallo físico o de software. Esto implica invertir en IA y los desarrollos necesarios.
  5. Seguridad. Ya comentamos que el Edge Computing mejora la seguridad de los datos, pero, como todo, no es una solución infalible. El malware y los ciberataques siguen avanzando y evolucionando, y la red perimetral es un punto sensible que puede comprometer los dispositivos que se comunican con ella y, por extensión, también a la red empresarial.
  6. Redes 5G. El estándar 5G de comunicaciones es el futuro (ya presente, en realidad) de la conexión de datos a todos los niveles. La red perimetral necesita 5G para poder funcionar correctamente, ya que, con velocidades de conexión más rápidas se hace realidad la comunicación Edge Computing/IoT, dejando espacio en la Nube para otras tareas.