Edge computing y el sector energético: retos y oportunidades

El sector de la energía es complejo y está en constante cambio. La evolución de la producción energética está clara en la medida en que se está descentralizando. En la actualidad, pasamos de una estructura lineal tradicional, en la que la energía viajaba desde las grandes plantas de generación hasta el mundo, a las redes de distribución con un modelo más descentralizado y distribuido. Además, se incorporan fuentes de energía renovable, prosumidores que generan su consumo y nuevos elementos de almacenamiento.

Todo esto añade mucha más complejidad a la gestión de las operaciones y mantenimiento, así como a las predicciones de oferta y demanda energéticas, por lo que se introducen nuevas tecnologías que permiten aliviar en cierta medida la carga de gestión y, sobre todo, introducir automatización allá donde es viable. Algunos sistemas que permiten mejorar en estas tareas son desde sensores IoT o contadores inteligentes hasta interfaces de comunicación en los equipos para extraer datos a través de protocolos estándar.

¿Cómo ayuda el Edge computing en el sector energético y qué retos plantea?

  • La introducción de IoT y, por extensión, Edge Computing en la operación es muy relevante en la prevención de fallos que puedan llevar a la inactividad. El ejemplo está en las infraestructuras que distribuyen el petróleo o el gas. Cualquier interrupción en estas infraestructuras cuesta millones y puede encarecer los combustibles, por lo que mediante Edge Computing se pueden analizar todos los datos relevantes en tiempo real y, o bien anticipar fallos, o bien reaccionar rápidamente para minimizar las pérdidas.
  • Esto también aplica en las subestaciones eléctricas, en las que la introducción de un transformador inteligente permite regular las líneas de forma dinámica y automatizada. Gracias al IoT Edge, los diferentes parámetros se ajustan en tiempo real y todo ello contribuye a la prevención de averías, reduciendo costes de desplazamiento de los técnicos, además.
  • Otro elemento clave en el que el Edge interviene para mejorar es en los puntos de autoconsumo energético. Cada vez hay más instalaciones pensadas para el autoconsumo, y gracias a los sensores que puedan medir las condiciones de producción o almacenamiento, o de actuadores inteligentes que controlen el consumo, el ahorro energético puede ser muy importante.

La realidad es que existen una serie de retos que superar en este campo para conseguir introducir el IoT Edge con éxito. El primero de ellos es la formación de los trabajadores. En este sector, la mano de obra se compone principalmente de ingenieros de automatización (OT) y un número mucho menor de ingenieros de informática y telecomunicaciones, lo que necesariamente implica un déficit de competencias que se pone de manifiesto a la hora de desplegar un proyecto que involucre cientos o miles de nodos y que tenga que ajustarse a un SLA estricto.

Otro gran reto a tener en cuenta es la adaptación de la estructura financiera y jurídica de las empresas de energía, que deben pasar de modelos tradicionales, basados en fuertes inversiones, a modelos más flexibles con inversiones iniciales mucho menores. Esto implica desde un cambio cultural profundo hasta posibles cambios normativos para que el sector energético avance como se pretende.

Y no hemos de olvidar los datos. Con este modelo de IoT Edge aumenta enormemente la información generada, almacenada y procesada, pero, sobre todo, complica en cierta medida el problema de la propiedad de esos datos. En el modelo tradicional no hay ese problema porque los datos de producción pertenecen al operador, pero si se introducen sistemas distribuidos y múltiples actores, se hace más compleja la cadena de valor… entonces es mucho más complicado determinar quién es el propietario de esos datos y quién (y cómo) puede explotarlos.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
Gratis
Consigue tu backup ahora