Predicciones sobre el Edge Computing de cara a 2021

Una de las tendencias que, sin duda, marcarán 2021, es el auge del Edge Computing. Cada vez está más claro que gran parte de las cargas de trabajo se van a trasladar muy cerca de donde se generan la mayor parte de los datos, en los servidores Edge. Existen muchos casos de uso del Edge computing, y sin duda es una de las tecnologías que más va a crecer a medio plazo (por ejemplo, con la irrupción tan esperada de los coches autónomos).

El alojamiento de Edge evolucionará hacia un mercado completo

Las redes de distribución de contenido (o CDN) están virando hacia el Edge Computing, lo significa que cada vez serán mejores al distribuir el tráfico hacia los pequeños centros de datos distribuidos, más cercanos a las aplicaciones. Esto solo será posible estableciendo alianzas, ya que incluso las compañías más grandes y con más recursos carecen de esa presencia local tan necesaria para satisfacer las demandas del Edge.

Kubernetes dominará, pero no habrá un ganador en orquestación

Según Forrester en sus «Predicciones 2021», los despliegues de Kubernetes ligeros acabarán representando el 20% de la orquestación en el Edge en 2021. Eso no quiere decir que la batalla por la orquestación en el Edge termine ahí, ya que otras compañías también están tratando de expandir sus plataformas ligeras y Edge optimizados, por lo que se espera una competencia feroz.

La IA dejará los centros de datos para mudarse al Edge

También el uso de la Inteligencia Artificial experimentará un gran cambio para 2021. Hoy, la IA está en los centros de datos, donde se entrenan los diferentes modelos y se realiza la mayor parte de la carga de trabajo de procesamiento y análisis de datos. En el contexto del Edge Computing, el aprendizaje y una gran carga de actividad se debe realizar in situ, en el lugar en el que se generan los datos. Para hacer esto posible es necesario disponer de la tecnología y el hardware adecuados, además de disponer de nuevas técnicas de machine learning como el refuerzo, o el aprendizaje federado.

Las redes privadas 5G se extenderán

Para que el Edge Computing pueda desplegarse completamente, con todas las garantías y las prestaciones que se esperan de él, no nos va a bastar con las redes 5G a nivel nacional que desplieguen las principales redes de telecomunicaciones.

Eso no será suficiente para satisfacer las necesidades del Edge en multitud de casos, así que hay que esperar que se desplieguen redes 5G privadas distribuidas por las grandes empresas, que estarían desarrolladas por grandes fabricantes de tecnología móvil.

Entre las aplicaciones de estas redes 5G privadas, siempre según Forrester, serán la automatización a pie de fábrica, despliegues de realidad aumentada o realidad virtual para inspecciones remotas, vigilancia, control de calidad, monitorización remota y mantenimiento predictivo, entre otras.

El mercado de Nube Pública se ralentizará, pero el gasto en el Edge crecerá

Parece casi una obviedad predecir que el mercado de Cloud público experimentará una ralentización de crecimiento (Forrester dice que irá del 42% en 2018 al 24% en 2022, aunque eso está por ver). Lo que sí está claro es que habrá una explosión de crecimiento en el Edge computing.