El futuro del Cloud Storage desde el punto de vista de los expertos

Cloud Storage es, sin duda, uno de los Servicios en la Nube que más crece. Las necesidades de almacenamiento de los usuarios son cada vez mayores, ya sea con fines empresariales o personales.

La posibilidad de disponer de espacio de almacenamiento ilimitado según las necesidades cambiantes en cada momento (es decir, un servicio de almacenamiento escalable) es valiosísima y si a ello añadimos poder hacerlo con seguridad y cumpliendo con las normativas de privacidad y protección de datos más exigentes, Cloud Storage se confirma como un servicio imprescindible.

Hace cinco años, el panorama era muy diferente al actual. Un lustro atrás, los principales temas relacionados con Cloud Storage giraban en torno a Backup o almacenamiento en frío, además de las preocupaciones de los usuarios por el coste y, sobre todo, la seguridad.

Hoy, la conversación sobre el almacenamiento en la nube se centra en la Nube Híbrida y el Multicloud, o la aparición del almacenamiento de bloques en la nube, un tipo de almacenamiento de datos que se suele utilizar en entornos de Red de Área de Almacenamiento (SAN).

Así ven los expertos la evolución de los últimos cinco años de Cloud Storage

Para evaluar la evolución de un Servicio en la Nube es necesario hacer las preguntas adecuadas. Por ejemplo, cuáles son las mejoras o cambios más decisivos en el Servicio en estos cinco años, qué futuros usos se prevén para el Cloud Storage, o qué retos tiene por delante el Servicio en los próximos cinco años.

Ante la pregunta acerca de los desarrollos o cambios más decisivos en Cloud Storage, las respuestas son de lo más variadas:

  • El almacenamiento en la nube se ha generalizado en los últimos cinco años para una gran variedad de casos de uso, como distribución de contenido global, Backup, recuperación ante desastres y análisis de datos.
  • Las preocupaciones sobre la seguridad, la privacidad y la amenaza del vendor lock-in son un obstáculo mucho menor hoy. El Servicio es más maduro y las empresas tienen experiencia y confianza en las implementaciones.
  • La más evidente, sin duda, es que hace cinco años la mayoría de las soluciones eran on-premise, pero hoy todo se mueve hacia el Cloud, incluyendo el almacenamiento. La adopción de la Nube Híbrida es clave para entender este cambio de mentalidad.
  • La caída gradual de precios del Cloud Storage lo hacen una alternativa real al almacenamiento físico (sobre todo, cintas).
  • La velocidad de despliegue también juega a favor del Cloud Storage, sobre todo comparado con hace cinco años.

Otra pregunta muy interesante es la que relaciona los datos que pueden almacenarse en la Nube y los que no, teniendo que ser almacenados en soluciones on-premise, y qué factores futuros definirán estas diferencias:

  • El gobierno de datos (o Data Governance) es, hoy en día, el que determina qué datos pueden almacenarse en la Nube y cuáles no.
  • Algo muy importante es que, por fin, los organismos reguladores se están poniendo al día y eliminan las barreras no técnicas para la adopción de la Nube Pública, lo que potencia su interés.
  • El uso del almacenamiento en la Nube Pública dependerá cada vez más de los requisitos de datos.
  • A medida que más aplicaciones críticas se trasladen a la Nube, habrá más necesidad de un almacenamiento de mayor rendimiento, mayor demanda y, por añadidura, cada vez menos coste.
  • La mayoría de las decisiones de ubicación de almacenamiento se llevarán a cabo y se ejecutarán automáticamente.
  • La protección de datos siempre será una preocupación importante, pero será cada vez más algo automatizado.

En cuanto a los retos que tiene por delante el Cloud Storage en los próximos cinco años, son algo muy difícil de concretar, pero sí se pueden intuir tendencias generales:

  • Cómo medir con precisión el consumo de Cloud Storage y reducir los requisitos de almacenamiento (capacidad) tan pronto como bajen las necesidades.
  • Pasar de la inversión en infraestructura para el almacenamiento on-premise a, por decirlo así, una «factura variable» en función del uso es un enorme reto. Muchas empresas dependen de presupuestos ajustados anuales y no pueden asumir esa variabilidad en la facturación que, en el caso del Cloud Storage, suele crecer a medida que lo hacen las necesidades.

Estas son algunas de las conclusiones y pensamientos más destacados de los expertos sobre el estado y futuro del Cloud Storage. La realidad es que, a medida que crecen las necesidades y aumenta la complejidad de los datos en un mundo cada vez más conectado y con necesidades imperiosas de análisis en tiempo real a gran velocidad, así se transformarán los diferentes servicios en la Nube, incluyendo de manera destacada el almacenamiento.