Glosario sobre el backup

El backup o sistema de copias de seguridad es una de las medidas más inteligentes que una empresa puede adoptar. Replicar la información crítica para el funcionamiento de una organización y guardarla a buen recaudo es fundamental para evitar sustos, como que nos secuestren el sistema informático, pero también nos puede librar de una buena multa por incumplir el RGPD.

Para saber elegir qué servicio de backup nos conviene, es necesario conocer diversos conceptos relacionados con la copia de seguridad que, a veces, podemos desconocer en toda su profundidad. Este glosario de conceptos se va a centrar en métricas, principalmente, y en conceptos que no sean los obvios, esos que todos conocemos muy bien.

Capacidad de almacenamiento (dimensionamiento)

Como es natural, todos entendemos que la capacidad de almacenamiento de un dispositivo se mide en múltiplos de un byte (MB, GB, TB, etc…). También sabemos, sin necesidad de que nadie nos lo diga, que la capacidad de almacenamiento de que podemos disponer es finita, pero ¿sabemos dimensionar la capacidad de almacenamiento que necesita nuestro negocio o nuestra actividad?

Ahí radica la mayor dificultad de este asunto. Y si nos referimos al backup, ¿estamos seguros de tener espacio de almacenamiento suficiente para cumplir con las necesidades de las copias de seguridad y recuperación de datos? Para saberlo, es clave conocer el espacio con que contamos en cada momento y qué porcentaje de este estamos utilizando.

Capacidad de uso (o si podemos hacer tantas copias de seguridad como necesitamos)

Cuando planificamos una estrategia de backup configuramos un número determinado de copias de seguridad diarias, semanales, etcétera. ¿De qué depende de que podamos, o no, cumplir esos requisitos de capacidad de uso? Pues, básicamente, dependen de la tasa de transferencia de datos que pueda darnos la infraestructura (por ejemplo, medido en megabytes por segundo o terabytes por hora). Es vital conocer esta capacidad, y monitorizar que realmente somos capaces de mantener esos requisitos. Si calculamos mal, nuestras copias de seguridad serán más lentas y llegará un momento en que incumplamos nuestros objetivos.

La capacidad de cómputo de la infraestructura

Este punto también es esencial. ¿Puede nuestra infraestructura hacer frente a la demanda de cómputo de la estrategia de backup? Es decir, ¿pueden procesar adecuadamente los servidores de respaldo todo el trasiego de datos para almacenar de manera segura las copias? Mantener la vista en el rendimiento nos dará la pista que necesitamos para actualizar un servidor que se ha quedado atrás en prestaciones, o bien nos dirá si necesitamos optimizar otros parámetros.

Ventana del backup

Al decir ventana de backup nos queremos referir al período de tiempo durante el que está permitido ejecutar el proceso de copia de seguridad. Esto es importante porque, dependiendo de la infraestructura que utilicemos (pero, también, del tipo de backup que utilicemos), el proceso en sí de copia de seguridad puede consumir muchísimos recursos. Por este motivo, el impacto sobre el rendimiento global de los recursos IT puede ser tal que haya que fijar un período específico para esas copias de seguridad. Si nos decantamos por sistemas de copias de seguridad incrementales no tendremos este problema.

Tiempo de recuperación y Punto de recuperación

Son dos conceptos muy importantes en la estrategia de backup. Estos determinan, en pocas palabras, hasta dónde podemos retroceder para recuperar información, y cuánto vamos a tardar en hacerlo. Como nos podemos imaginar, cuantas más opciones tengamos para el primer concepto, mejor. Y cuanto menos tardemos en recuperar la información, mucho mejor.

En este sentido, da igual cuánto tardemos en realizar las copias, porque lo importante es, en el caso de que ocurra un desastre que nos obligue a tirar de una copia de seguridad, cuánto tardaremos en estar otra vez en marcha. El tiempo, en la mayoría de las organizaciones, es dinero y perderlo supone pérdidas económicas (y, en algunos casos, tiene consecuencias mucho peores). Por tanto, el tiempo de recuperación de un sistema a un punto de recuperación anterior es vital. ¿Qué se considera aceptable? Depende de la empresa, de su tolerancia a posibles pérdidas, de a qué sistemas afecta…

En cuanto al punto de recuperación, se refiere a la cantidad de datos que asumimos perder después de un incidente, medido en tiempo. Es decir, dependiendo de la actividad de la compañía, perder una hora o dos de datos puede ser catastrófico, o puede no tener relevancia en absoluto. De hecho, habrá organizaciones que puedan permitirse un día entero de pérdida sin que sus actividades se resientan. Lógicamente, cuanto más restrictivos seamos con estos dos conceptos, tanto el tiempo de recuperación como el punto de recuperación, más costosos serán los sistemas de backup.

El backup es imprescindible en cualquier empresa. Es posible despreocuparse acerca de la infraestructura que hay detrás de las copias de seguridad y contar con un equipo de profesionales que están a diario y las 24 horas, atentos para ayudar con cualquier duda o problema. Es tan sencillo como elegir nuestra solución de Cloud Backup que, además, dispone de un período de prueba gratuito. Verás qué diferencia.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora