Gobernance y Cloud Híbrido

Cuando hablamos de governance, normalmente lo hacemos con los datos en mente. Hablamos, en ese caso, de Data Governance. Pero es algo que se aplica a casi todo lo que se puede uno imaginar, en todos los campos. Es un término que traducimos por gobernanza, es decir, tener el control y guiar las acciones que se realizan para llegar a buen puerto.

El governance y la seguridad comienzan desde el momento que se comprueba que es necesario gobernar la situación para tenerlo todo controlado. Por decirlo así, governance se convierte en una pieza fundamental para saber cómo hacer las cosas, qué cosas hacer (y cuáles no) y quién debe hacerlas. Y esto aplica también para las estrategias de Cloud híbrido, que, como sabemos, es uno de los tres modelos fundamentales de Cloud. Cuando hablamos de los modelos de Nube Privada, Pública y Híbrida, decíamos que la opción de Cloud Híbrido es la más eficiente y la mejor para la gran mayoría de empresas y organizaciones que optan por las soluciones en la Nube.

Cloud Híbrido es la combinación de recursos dedicados (es decir, Servidores Dedicados)  y públicos (Servidores Cloud): una integración de servicios de Nube Privada y Pública que se utiliza en algunas organizaciones para ofrecer diferentes tipos y niveles de servicios. Cuando una organización decide adoptar por una estrategia de Cloud Híbrido, ha de tener en muy cuenta el governance para garantizar que todo salga como es debido.

El Cloud Híbrido y la necesidad de tenerlo todo bajo control

La adopción de entornos cloud híbridos es casi inevitable en los procesos de transformación digital. Tal y como dice la definición anterior, combinaremos recursos dedicados con otros públicos en un proceso dinámico que puede durar bastante tiempo. Por eso, muchas organizaciones se ven en dificultades para gestionar el acceso y las identidades a través de las múltiples aplicaciones, nubes, redes y servidores disponibles. Puede parecer, si lo vemos desde lejos, un caos.

Poner orden en este aparente caos no tiene que ver tan sólo con que podamos maximizar la eficiencia y otros parámetros, sino que también puede garantizar el cumplimiento de los requisitos normativos como el RGPD de la Unión Europea, por ejemplo. Cumplir con la normativa nos evita grandes penalidades económicas, así que no hemos de dejar esto de lado.

Aunque una migración a la nube tiene muchos beneficios, el equipo de IT de una organización asume la carga adicional de supervisar y controlar quién tiene acceso a qué sistemas y datos. Es una labor compleja y, cuanto más grande sea la organización, más compleja es. Se necesita disponer de una visión global y general, ya que, si no, sí que podemos llegar a tener ese caos del que resultaría complicado salir.

Por tanto, para mantener el control a través de una amplia variedad de aplicaciones en la nube y en las instalaciones, debemos tener siempre presente la importancia del governance. El control de las identidades y la gestión de acceso son cuestiones imprescindibles para las organizaciones actuales. Con estas herramientas es posible gestionar el acceso a las aplicaciones locales en combinación con las aplicaciones basadas en la nube y, además, mantenerse en los términos especificados en las políticas corporativas y también, por los requisitos normativos.

Pero ¿qué puede suceder si dejamos el governance «a su aire»? ¿Qué sucede si no somos capaces de tener una gestión sólida de las identidades y de todos estos procesos de gobierno tan importantes? Y, sobre todo, ¿cómo lo gestionamos en la Nube? De no hacerlo, o de no tener los recursos necesarios para llevar a buen puerto esa gestión, las consecuencias van desde la disminución de la productividad, pasando por la pérdida de la propiedad intelectual o los fallos de auditoría, hasta asumir costes innecesarios en el Cloud.

El aumento en la adopción de la digitalización en las empresas significa que hay más dispositivos móviles, más transacciones y más accesos que se deben conceder en cualquier lugar y en cualquier momento, lo que siempre nos lleva a diseñar nuevas políticas y a tener en cuenta la legislación que será necesario cumplir. La adopción de la nube híbrida debe seguir cumpliendo con la legislación, garantizar la eficiencia y la colaboración segura en toda la organización y con los socios y clientes. Tiene que apoyar la rápida adopción de nuevos servicios digitales respetando la seguridad y el cumplimiento. Además, debe proteger la marca y la propiedad intelectual mientras actúa en un ecosistema complejo.

Esas son las razones por las que es necesario tener siempre como prioridad la gobernanza, el conjunto de reglas y normas que seguir para cumplir con la legislación vigente y, a la vez, mantener el control sobre todos los sistemas e infraestructuras implicadas.

¿Te planteas la infraestructura de Cloud Híbrido? Prueba el Cloud Híbrido de Arsys y dispondrás de una solución flexible de Infraestructura como Servicio (IaaS) que te permite provisionar y gestionar, desde un único panel, Servidores Dedicados y Servidores Cloud, perfectos para aquellos entornos o aplicaciones con necesidades más variables de demanda.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora