IaaS, PaaS y SaaS, ¿en qué consiste cada uno?

El Cloud Computing proporciona un entorno tecnológico fácil de utilizar, flexible y seguro, a la vez que permite contar con numerosos recursos que facilitan y aceleran el desarrollo y la puesta en producción, despreocupándose de las complejidades técnicas. En este artículo, repasamos las tres grandes familias as a Service: Infraestructura (IaaS), Plataforma (PaaS) y Software (SaaS).

En realidad, el Cloud Computing ha supuesto una auténtica revolución en la gestión de los recursos de computación. Los modelos XaaS (cualquier cosa como un servicio) son extremadamente flexibles y fáciles de utilizar, además de basarse en el pago por uso de los recursos, por lo que abren todo un abanico de nuevas posibilidades para usuarios y profesionales del sector tecnológico.

Aunque hablemos  de Storage as a Service, Desktop as a Service o Disaster Recovery Plan as a Service, por poner sólo algunos ejemplos, realmente podríamos englobar todas estas soluciones en tres grandes familias, según las capas que se incluyan en modo Cloud.

Infraestructura como Servicio (IaaS)

Dirigido principalmente para perfiles técnicos como administradores de sistemas, la Infraestructura como un Servicio (Infrastructure a Service) engloba la capacidad de computación de servidores, cabinas de almacenamiento y elementos de conectividad y seguridad. En otras palabras, toda la infraestructura de procesamiento informático que tradicionalmente el hardware ofrecía y que ahora el proveedor configura como un pool de recursos sobre el que los usuarios ejercen un control casi total, ya que tienen acceso root, por que lo pueden configurar el entorno IT a la medida que requieren sus aplicaciones, pero con la ventaja de hacerlo a golpe de clic y con numerosas opciones avanzadas (gestión de IP, firewall, copias de seguridad…). Los Servidores Cloud de Cloudbuilder Next son un ejemplo de solución IaaS. 

Plataforma como Servicio (PaaS)

Con Plataforma como Servicio nos referimos a la combinación del hardware y software que requieren los desarrolladores, diseñadores web y agencias interactivas a la hora de poner en marcha sus proyectos tecnológicos y aplicaciones. Además de la infraestructura necesaria para suministrar la capacidad de computación, se ofrecen como un servicios los sistemas operativos, bases de datos y stacks de desarrollo.

Estas plataformas son administradas por el proveedor, de modo que el usuario puede centrarse en la programación e implementación de sus proyectos y contar con entornos IT complejos, sin necesidad de asumir las tareas de administración de sistemas, que están en manos del proveedor de soluciones Cloud. Un ejemplo de estos servicios PaaS es el nuevo Cloud Hosting Gestionado de Arsys.

Software como Servicio (SaaS)

El concepto del Software o aplicación como Servicio es el más popular y, básicamente, se refiere a cualquier aplicación o programa listo para utilizar por el usuario final, al que se suele acceder sin instalarlo en local, vía web. Suelen ser soluciones muy fáciles de utilizar y no requieren conocimientos técnicos, ya que todo el desarrollo, mantenimiento, actualizaciones, copias de seguridad, etc. están gestionados por el proveedor y el usuario sólo tiene que utilizarlo y sacarle partido a sus características. Hay muchos ejemplos de SaaS que utilizamos en el día a día, desde el reproductor y editor de vídeos de YouTube hasta los servicios de Webmail o aplicativos de negocio o soluciones  como Webmaker o Tienda Online, que permiten crear páginas web y eCommerce fácilmente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *