Impacto financiero de la adopción de IaaS en las empresas

Elaborar un caso de estudio acerca del impacto financiero de adoptar IaaS en las empresas es un ejercicio completo, complicado y extenso, y, a la vez, completamente particular para cada empresa que se plantee este cambio.

Lo que sí podemos hacer es dar las claves principales para entender que adoptar una solución IaaS es una buena decisión desde el punto de vista financiero para una empresa. En artículos anteriores ya vimos las principales ventajas de este modelo de infraestructura, pero ¿de verdad aporta beneficios económicos a las empresas? ¿Qué retorno de la inversión (ROI) tiene?

Las ventajas técnicas de la nube están bien documentadas y más que comprobadas. Suelen estar relacionadas (y la mayoría de las empresas lo ratifican) con la orquestación de recursos a la carta y de autoservicio, la puesta en común de recursos y la elasticidad. La computación en la nube también es muy atractiva desde el punto de vista empresarial, ya que requiere una menor inversión inicial, implica un menor riesgo y aporta mayor agilidad y eficiencia organizativa.

Sin embargo, la adopción de este tipo de soluciones puede crear desafíos para las empresas cuando no se ha realizado un análisis financiero y técnico en profundidad. Por ideal que parezca una solución, siempre pueden surgir dudas financieras y es inteligente realizar un análisis que nos asegure que la solución elegida es sostenible y rentable.

¿Cómo se mide o se estima el ROI de una infraestructura en la nube (IaaS)?

El ROI es una de las varias métricas financieras disponibles que se pueden utilizar para saber si una solución es interesante, o no. De esta manera, los responsables de la toma de decisiones dentro de las empresas pueden estimar los resultados financieros esperados de una inversión, que en este caso es el IaaS. Mientras que el TCO (total cost of ownership, o coste total de la propiedad) se centra únicamente en cuánto dinero cuesta poner en marcha una infraestructura dada, el ROI incluye además los beneficios. Esto nos da una visión más completa de lo que estamos haciendo, sobre si la inversión es rentable o ventajosa.

Sabemos que los beneficios del Cloud van mucho más allá del mero ahorro de costes, aunque, sin duda, es uno de los pilares del éxito de este tipo de soluciones. Tradicionalmente se ha calculado el TCO antes que el ROI como la principal métrica de evaluación de la inversión en la nube. La razón, el TCO es más fácil de estimar porque, lógicamente, sólo se necesita calcular los costes de una solución (IaaS) y otra (todo en las instalaciones). Esto nos da una imagen parcial de los costes y beneficios generados por el Cloud y puede subestimar o sobreestimar los resultados financieros de las inversiones.

Veamos en pocos pasos cómo estimar el ROI al optar por IaaS:

  1. El primer paso es, siempre, estudiar si la solución en la Nube es lo más adecuado para la empresa. A pesar del hype que rodea al Cloud, IaaS no tiene por qué ser la solución más ideal para todas las organizaciones o todas las aplicaciones. En este artículo supondremos que sí lo es.
  2. Establecer por cuánto tiempo vamos a mantener la evaluación financiera. Cinco años es un plazo típico y asumible, a la vez que prudente, para estimar el ROI de las inversiones en IT como es IaaS.
  3. Identificar la solución en la nube que vamos a adoptar. En este caso, hablamos de IaaS, pero en general podemos encontrarnos con muchas opciones, muy diversas y con mucha fragmentación en cuanto a las opciones. De todos modos, es clave identificar una solución que sea directamente comparable con la arquitectura que ya tenemos. Es la única manera de valorar la mejora, o no, en términos de ROI.
  4. Evaluar los costes y beneficios futuros. Esto es el punto central de la estimación del ROI y han de tenerse en cuenta las implicaciones operativas y no operativas de la adopción de la nube. Los costes pueden agruparse en tres categorías principales: costes iniciales, recurrentes y de terminación.
  5. La estimación del ROI debe basarse en la comparación entre dos escenarios alternativos. En el contexto de la adopción de la nube, el escenario alternativo suele ser una solución local. Hay que tener cuidado al considerar los costes locales frente a los de la nube.
  6. En último lugar, hay que hacer las cuentas teniendo presentes todos los datos recabados. Se estima el ROI como el cociente entre el margen de beneficio bruto y el TCO. A su vez, el margen de beneficio bruto es la diferencia entre dos conceptos, uno referente a la solución Cloud y otro referido a la solución en las instalaciones: de un lado, tenemos que sumar los beneficios en el caso de la opción Cloud más el ahorro de costes por optar por IaaS, y restar el TCO del Cloud; del otro lado, restaremos el TCO de la opción on premise de los beneficios obtenidos utilizando esa solución (que es el dato conocido antes de evaluar la Nube). La diferencia entre ambos números es el margen de beneficio bruto. Podemos encontrar más detalle en el capítulo 2 de este libro.

En Arsys nos preocupamos por acompañar a nuestros clientes en el proceso de Transformación Digital, ofreciéndoles no solo las herramientas adecuadas, sino un asesoramiento constante y el apoyo de un nutrido grupo de profesionales que dan servicio las 24 horas. ¡Dar el paso a la digitalización es muy sencillo con nosotros!

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora