Mitos del Cloud público y privado que debemos superar

Los mitos acerca de la tecnología se suelen propagar con facilidad y son afirmaciones que suele costar mucho esfuerzo superar, así como derribar. Como nos podemos imaginar, los mitos referentes al Cloud, ya que nos vamos a centrar en esto en este artículo, son afirmaciones que, sin ser malintencionadas, no son correctas. En ocasiones, son directamente falsas y otras veces, son verdades a medias.

El resultado de que existan todos estos mitos es que se convierten en barreras de entrada para la adopción del Cloud y, por tanto, en un cierto freno al progreso que debemos eliminar. Hoy repasaremos los mitos principales en relación con el Cloud Público y el Cloud Privado, y trataremos de despejar dudas al respecto.

Mitos referidos al Cloud Público

La Nube es la opción más cara (o la más barata)

Dependiendo del punto de vista, es posible que en algunas empresas se defienda que la solución on-premise es más asequible que la solución Cloud. De la misma manera, otras empresas pueden defender contra cualquier argumento que la Nube siempre es más barata que una solución on-premise.

Nada es tan sencillo. Es cierto que, en la mayor parte de los casos, la Nube conlleva muchos menos costes que una solución on-premise. Para empezar, no hay que adquirir la infraestructura, ni disponer de espacio físico ni sistemas de refrigeración, por ejemplo. El Cloud es la solución adecuada para empresas que se inician en la Transformación Digital y lo hacen de manera incremental. La flexibilidad y la capacidad de escala de la Nube hace que, inicialmente, siempre sea más asequible que la otra solución, pero a medida que crecen las necesidades de las empresas, el coste neto crece también.

Es necesaria una gran transformación para obtener beneficios del uso de la Nube

Muchos directivos pueden pensar que es obligatorio transformar completamente todas sus aplicaciones para disponer de un modelo nativo en la Nube. Como suele suceder en todos los mitos que vamos a discutir, no podemos ver las cosas blancas o negras. Si bien es óptimo disponer de aplicaciones nativas en la Nube, es viable efectuar primero una migración y, posteriormente, emprender la refactorización o cualquier mejora en las aplicaciones para obtener máximo rendimiento.

La Nube es más insegura que cualquier sistema on-premise

Falso. La Nube es perfectamente segura o, al menos, tan segura como puede serlo cualquier sistema on-premise. De hecho, como ya comentamos en un artículo anterior, los proveedores  implementan medidas de seguridad internas sobre sus servicios Cloud para mantener la seguridad y privacidad; para facilitar el cumplimiento de las normativas; proporcionar soluciones de continuidad y disponer de un plan de contingencia. Son medidas de seguridad física en las instalaciones (suministro eléctrico, redundancia de hardware, conectividad y climatización…) y seguridad lógica (sistemas de detección y prevención de intrusiones, sistemas SIEM de gestión y correlación de eventos para el análisis en tiempo real…). En definitiva, la seguridad de la Nube Pública es incuestionable para la mayoría de las aplicaciones comerciales.

Los datos almacenados en la Nube son públicos

Este es un error de concepto que viene de confundir el significado de pública en el término Nube Pública. Esta última, como ya sabemos, se construye sobre recursos físicos compartidos que pueden ser accesibles a través de una red pública. En este contexto lo que es público es la red de acceso. Los datos almacenados en la Nube no son públicos por defecto. De hecho, los servicios de Nube Pública tienen fuertes garantías de privacidad y seguridad, como parte de su modelo de negocio.

Los usuarios pierden el control de sus datos

Es un mito difícil de derribar por la desconfianza natural del ser humano. A veces, cuesta creer que alguien que mantenga almacenados nuestros datos personales no sienta la tentación de acceder a datos privados. Pero esta es una cuestión de ética profesional y de transparencia en las acciones que se realizan en la Nube. Otra forma de verlo es que ningún proveedor de servicios arriesgaría su reputación para espiar a sus propios clientes.

Mitos sobre el Cloud Privado

El Cloud es una moda pasajera

El Cloud está aquí para quedarse. Pueden cambiar las implementaciones, ya que las necesidades de cada empresa son diferentes y por  ello, cada una puede elegir adoptar estrategias públicas, privadas o híbridas. Las Nubes Privadas emplean la tecnología existente desde hace muchos años y es utilizada por decenas de miles de organizaciones en todo el mundo. La terminología y la tecnología concreta han cambiado, pero la premisa básica de las Nubes Privadas está probada y bien establecida.

La Nube no es transparente

Precisamente es al revés, de hecho, la transparencia es la base de la seguridad de la infraestructura en la Nube. Con la debida transparencia se pueden analizar los riesgos relativos asociados con dos infraestructuras diferentes y tomar decisiones.

La Nube no se integrará fácilmente con el resto de nuestros sistemas

Falso. Existen muchas herramientas para integrar datos de forma segura entre hardware y aplicaciones, así como a través de múltiples sistemas operativos. La clave es encontrar un profesional que pueda ayudar a la compañía a trazar una estrategia en la Nube, que haga uso de los sistemas actuales y que proporcione un camino de crecimiento para el mañana.