Mover datos sensibles al Cloud es seguro. Estas son las razones

Para muchos, el simple hecho de que los datos de sus clientes, de sus operaciones, datos sensibles, privados y valiosísimos no estén en sus instalaciones les sugiere que están inseguros. Parece que nos guía la intuición cuando creemos que un sistema en la Nube no puede ser y cuando menos, es igual de seguro que un sistema on-premise en las instalaciones de la empresa.

Nada más lejos de la realidad. La seguridad de los datos y aplicaciones nada tiene que ver con la cercanía física del dispositivo que los almacena o gestiona, ya sean servidores o sistemas de Cloud Storage. Al contrario, tiene que ver con los protocolos de seguridad, con las certificaciones y con el nivel de experiencia en el manejo de estos datos y aplicaciones, con la actualización (o no) del software de gestión, con mil y una cosas que no son la distancia física. Por eso es posible decir con total legitimidad que mover datos sensibles al Cloud es seguro.

La percepción de la seguridad en la Nube

Según un estudio de Cloud Security Alliance, el 69% de las empresas han trasladado o están trasladando su información crítica a la nube. La investigación también muestra que el 65% de las empresas están preocupadas por la migración de datos sensibles, y el 59% de ellas tienen problemas de seguridad. Este estudio incluye empresas de todo el mundo, no solo de América, sino también de Europa, Oriente medio, África, el Pacífico y Asia, por lo que puede mostrar una visión bastante aproximada a la realidad en este contexto. Como vemos, la preocupación por la migración de datos sensibles y la seguridad son bastante comunes. Estos son otros hallazgos clave de la encuesta:

  • La región de América (73%) y la que corresponde a Asia-Pacífico (73%) tenían menos restricciones a la hora de migrar las aplicaciones críticas para el negocio a la nube que las de EMEA (Europa, Oriente Medio y África), donde regulaciones como el RGPD impactaron en los planes de las empresas para compras de tecnología, servicios de nube y políticas de terceros.
  • Las empresas están tomando medidas adicionales para proteger sus aplicaciones de ERP en la nube, incluyendo controles de identidad y acceso (68%), cortafuegos (63%) y evaluación de vulnerabilidades (62%).
  • Los modelos on-premise (61%) son los que se emplean con mayor frecuencia, seguidos por SaaS (41%), IaaS (23%) y PaaS (17%).
  • Entre los beneficios de trasladarse a la nube se encuentran la escalabilidad con nuevas tecnologías (65%), un menor coste de propiedad (61%) y la aplicación de parches y actualizaciones de seguridad por parte del proveedor (49%). Las barreras enumeradas fueron el traslado de datos confidenciales o sensibles (65%), la seguridad (59%) y los desafíos de cumplimiento (54%).

El Cloud es seguro

La realidad es contraria a la intuición. No hay más que ver que el Cloud ha superado las capacidades de seguridad de la mayoría de los sistemas on-premise, gracias a que las empresas de seguridad se centraron en el Cloud Computing en lugar de hacerlo en las instalaciones más tradicionales.

Aunque parezca evidente, hay que decirlo: la seguridad siempre está directamente relacionada con la capacidad de la empresa para aprovechar los sistemas y con el talento de los profesionales encargados de las gestiones, porque nada es 100% seguro. Sea como sea, en el contexto actual, con la pandemia, cada vez hay más interés en el Cloud. Este interés continúa creciendo, en algunos casos más rápido que la información acerca de la seguridad de los sistemas en el Cloud. Por otro lado, la pandemia puso de manifiesto los problemas de seguridad de los datos y de acceso a los datos más claros de los sistemas on-premise.

Ya sea por no poder acceder físicamente a los centros de datos, o porque algunos sistemas no admiten el acceso remoto para su reparación (o la sustitución de partes dañadas o defectuosas de hardware), las empresas empiezan a ver el Cloud y a los proveedores de servicios e infraestructuras en la Nube como el verdadero futuro. Eso sí, queda camino por delante para terminar de convencer a los escépticos de que los sistemas en la Nube aportan muchos más beneficios y ventajas que preocupaciones.