¿Qué es el almacenamiento basado en objetos (Object Storage) y qué aplicaciones tiene?

En el almacenamiento basado en objetos, Object Storage o almacenamiento de objetos, la gestión y manipulación del almacenamiento de datos se hace a través de unas unidades mínimas llamadas objetos. Dichos objetos se guardan en un único lugar y no están organizados en archivos dentro de carpetas.

En el almacenamiento de objetos se combinan todos los datos que forman un archivo, se les añaden metadatos relevantes en ese contexto y se adjunta un identificador único. De esta manera, en el almacenamiento basado en objetos se elimina la estructura clásica de archivos por niveles, y toda la información está en un espacio de direcciones plano que se denomina grupo de almacenamiento. Los metadatos son fundamentales para que todo funcione, ya que proporcionan las pistas necesarias para conocer el uso y la función de los datos en ese grupo de almacenamiento.

Hay diferencias fundamentales con los otros tipos de almacenamiento, a saber, el almacenamiento basado en archivos y el almacenamiento basado en bloques.

  • El almacenamiento de archivos almacena los datos como una sola pieza de información dentro de una «carpeta». En esa carpeta, los datos se organizan junto con otros datos, normalmente. Este es un método de almacenamiento jerárquico y es equivalente a la manera en que archivamos los documentos físicos en el pasado. Para acceder a los datos, el sistema sigue una ruta única.
  • El almacenamiento en bloques se basa en dividir los archivos en partes individuales (los bloques) que son almacenados como partes independientes. Lo que se consigue de esta manera es prescindir del sistema de carpetas tradicional, ya que el sistema distribuirá estos bloques donde sea más eficiente su almacenamiento. Para recuperar los datos (archivos), el software irá recuperando los bloques necesarios y mostrará el archivo como una única pieza cada vez que se accede a él.

Ventajas del Object Storage

Las ventajas más inmediatas del Object Storage tienen que ver con los metadatos que se añaden a los objetos. Como mencionamos anteriormente, los metadatos son fundamentales para aumentar el valor del almacenamiento en comparación con los otros métodos. Estos metadatos pueden ser definidos por el usuario, lo cual permite llevar a cabo análisis personalizados sobre el uso de los datos y sus funciones.

Es la tecnología ideal para, por ejemplo, proporcionar servicios de almacenamiento a terceros.

La capacidad de realizar análisis personalizados sobre el uso de datos es una gran ventaja, pero el espacio plano de direcciones de almacenamiento de objetos lo es todavía más. Esto permite que sea fácil escalar el servicio.

Podemos resumir sus ventajas en estos puntos:

  • Mayor capacidad de análisis de datos.
  • Escalabilidad sin límite.
  • Recuperación de datos eficiente.
  • Reducción de costes.
  • Optimización de recursos.

En el lado de las desventajas podemos destacar la lentitud en el acceso a los datos, si lo comparamos con el sistema basado en archivos o en bloques y en determinados casos. Por ejemplo, si las aplicaciones que hacen uso de este tipo de almacenamiento tienen unos requisitos exigentes en cuanto a la rapidez de acceso, o si estos accesos son muy frecuentes, Object Storage no será la mejor elección posible.

Una arquitectura de almacenamiento basado en objetos soluciona el problema del incremento de datos no estructurados (Big Data) y ayuda a las empresas a reducir la complejidad de sus sistemas de almacenamiento.

En comparación con el almacenamiento tradicional basado en bloques y archivos, el almacenamiento de objetos puede ayudar a las organizaciones de TI a hacer operativos sus costes de almacenamiento, al permitirles agregar fácilmente más almacenamiento según sea necesario, en lugar de comprarlo de forma anticipada.

Existen muchos ejemplos de casos de uso para el almacenamiento de objetos. Por ejemplo:

  • Servir contenidos enriquecidos como multimedia, por ejemplo, y trabajar con datos no estructurados a un coste comparativamente menor que con otros sistemas de almacenamiento.
  • Gestionar contenidos distribuidos.
  • Facilitar el Internet de las cosas (IoT) al gestionar datos entre dispositivos de una manera eficiente, con soporte para IA y análisis.