Por qué son importantes y necesarias las certificaciones

Las certificaciones son una manera fiable y contrastada de probar o confirmar los conocimientos que tiene una persona sobre una cierta materia. Son herramientas aceptadas en todo el mundo y en diferentes ámbitos, desde el estudiantil hasta el profesional.

De hecho, algunos certificados facilitan el desarrollo de determinadas actividades profesionales. O, visto de otro modo, no disponer de ciertos certificados nos impide desarrollar determinadas actividades.

Hay dos puntos de vista principales desde los que mirar a las certificaciones: el punto de vista del profesional y el de la empresa. Dependiendo del que utilicemos, veremos unas ventajas u otras a la hora de entender las certificaciones. Vamos a ver esos puntos de vista, comenzando por el del profesional. Para esta figura, las certificaciones:

  • Consolidan los conocimientos específicos sobre alguna disciplina, tecnología o arquitectura, por ejemplo.
  • Propician mejoras en el desarrollo del puesto de trabajo.
  • Ofrecen una medición estandarizada de las competencias individuales que esta persona posee.
  • Mejoran la empleabilidad, es decir, hace que aumenten las posibilidades de conseguir empleos mejores (entre otras cosas, mejor remunerados y con mayores posibilidades de promoción).
  • Aumentan la proyección internacional del profesional
  • Son documentos reconocidos por la industria.

Por otro lado, este tipo de reconocimientos son muy importantes para las empresas. Y es que, desde el punto de vista de una organización, las certificaciones permiten potenciar los grupos de trabajo y mejorar la gestión de los recursos humanos. También dan la posibilidad de reclutar mejores profesionales y configurar equipos más cualificados, sirve de incentivo para los empleados y mejoran el índice de satisfacción de los clientes.

No hay que olvidar, además, que capacitan oficialmente a la empresa para poder trabajar con determinadas herramientas, soluciones o servicios. Este es un gran valor por sí mismo porque implica garantizar un desempeño mínimo, y genera confianza.

Las certificaciones son el máster de las empresas

Aún a riesgo de simplificar demasiado, una certificación tiene un impacto positivo en los clientes de una empresa similar al que tiene una organización cuando se plantea contratar a un profesional y exige un determinado máster.

Igual que en el caso profesional, la certificación presupone un nivel mínimo de conocimientos, habilidades o, incluso, adecuación en las instalaciones. Esto genera confianza y distingue a la empresa certificada como un especialista destacado en su actividad, ofreciendo al cliente un interesante valor añadido.

Además, la competencia es feroz en todas las industrias. Esto significa que para destacar muchas veces no sólo basta con ejecutar bien nuestros productos o servicios, sino que es obligatorio certificarse. Conseguir ese «sello de garantía» que, por otro lado, no todas las empresas pueden permitirse o alcanzar.

Gracias a la certificación garantizamos que hemos superado un procedimiento a cargo de un organismo competente que avalará por escrito que nuestro producto, proceso o servicio cumple con requisitos y normas específicas. Además, estas normas y requisitos respaldan la calidad final.

Tipos de certificación

Sin temor a equivocarnos, existen decenas de certificaciones diferentes, dependiendo del ámbito de aplicación y del sector empresarial y profesional. Abarcarlas todas aquí es imposible, por lo que nos centraremos en las más comunes en nuestro sector.

Por ejemplo, las certificaciones ISO:

  • De calidad, norma ISO 9001. Todas las empresas que cuentan con esta licencia se comprometen a garantizar una serie de estándares de calidad en relación con sus productos y servicios.
  • De gestión ambiental, norma ISO 14001. Garantizan una adecuada implementación del Sistema de Gestión Medioambiental.
  • De gestión energética, norma ISO 50001. Determina los estándares de eficiencia energética que deben cumplir las empresas durante el proceso de producción  y distingue a las organizaciones que incorporan sistemas que mejoran la eficiencia en el consumo de energía y minimizan la emisión de gases de efecto invernadero..
  • De personas, norma ISO 17024, que certifica la experiencia, profesionalidad y cualidad de los empleados para llevar a cabo sus tareas.
  • De riesgos y seguridad, siendo las más habituales la ISO 27001, ISO 22301, ISO 39001 y ISO 45001.

O la certificación del ENS (Esquema Nacional de Seguridad), que habilita a las empresas para seguir trabajando con cualquiera de los organismos vinculados a la Administración Pública con las máximas garantías en seguridad de los sistemas de información.

Por último, no podemos dejar de destacar las certificaciones TIER, que constituyen un sello de calidad que garantiza la confiabilidad y el desempeño general de los centros de datos, y que actualmente tenemos en vigor para nuestro datacenter de Logroño (certificación Tier III).

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora