¿Front-end o Back-end?

frontend-backend_sA la hora de plantearse el desarrollo de cualquier proyecto web, hay que tener en cuenta dos partes fundamentales: el Front-end y el Back-end.

A grandes rasgos, por Front-end entendemos la parte que el usuario visualizará y con la que interactuará; mientras que Back-end se refiere a la parte de la administración de la web, es decir, todo lo que no se ve pero que hace que ésta funcione correctamente. El nexo de unión entre ambas partes es la interfaz.

El Front-end se desarrolla normalmente en HTML, CSS o Javascript, lo cual implica que los programadores se especialicen en estos tres lenguajes. Además de que el código sea correcto, la web debe tener un diseño atractivo y funcional, que permita que la experiencia del usuario sea lo suficientemente cómoda, intuitiva y agradable para que continúe navegando. Por tanto, no solo ha de estar bien programado, sino ordenado y accesible para el usuario final.

Para conseguirlo, el programador dispone de varias herramientas útiles, como son los lenguajes de transferencia de información como XML o JSON. También puede echar mano de diferentes  frameworks como Bookstrap, Blackbone, AngularJS o Foundation, que conseguirán que la página se adapte a cualquier tipo de dispositivo, o de librerías como jQuery que empaquetan el código para ahorrar tiempo. Asimismo, el uso de Ajax puede resultar práctico, al permitir que las páginas carguen dinámicamente mediante la descarga de datos en el servidor.

Respecto a posibles salidas laborales, la parte del Front-end abre un amplio abanico de opciones, cada una de ellas centradas en una habilidad en concreto, o en la conjunción de varias de ellas. Entre ellas, están los puestos relacionados con el diseño puro del sitio web mediante programas como Photoshop, sin tocar nada del código; los que además del diseño de la web, precisan que el programador cree e introduzca el código; los que requieren de expertos en experiencias de usuario (para estudiar y optimizar la interacción con la web) o los que solicitan desarrolladores que combinen todas las habilidades.

Además de que la parte del Front-End sea atractiva y manejable para el usuario final, se necesita un trabajo de fondo que dote de contenido a la web y haga funcionar todos los engranajes. Estamos hablando del Back-End o programación del lado del servidor, que se compone principalmente de un servidor, una aplicación y una base de datos.

Para conseguir que estas tres partes estén perfectamente coordinadas, los programadores de Back-end suelen utilizar lenguajes como Java, PHP, Ruby, .NET o Phyton para construir la aplicación y echan mano de herramientas como Oracle, MySQL o SQL Server para organizar las bases de datos y de frameworks como Cake PHP o Zend para dotarlas de dinamismo.

Para complementar las habilidades, es interesante poseer conocimientos sobre Linux/Windows como sistema operativo, también sobre software de control de versiones, como Git o CVS y sobre seguridad en los servidores. Todas estas habilidades y conocimientos suman puntos a la hora de conseguir un puesto de trabajo relacionado con el Back-end.

El objetivo final de los programadores de Back-end es crear un engranaje que sea capaz de interpretar y procesar las acciones del usuario y mostrarlas correctamente en el Front-End. Es primordial una buena coordinación entre Back-end y Front-end para detectar,  interpretar y cubrir correctamente las necesidades de cada una de las partes.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+