Protocolos de Internet – HTTP y FTP

Comenzamos una serie de artículos en los que explicaremos los principales protocolos que utiliza Internet y que permiten la transmisión de datos entre las máquinas. Empezaremos por los conocidos protocolos HTTP  y FTP. Mientras que el primero nos permite acceder a una página web, el segundo se utiliza para comunicarse con el servidor y descargar o subir archivos al mismo.

Cada vez que un usuario utiliza un navegador para conectarse a Internet, el navegador se conecta con el servidor a través del protocolo HTTP, o HyperText Transfer Protocol (Protocolo de Transferencia de Hipertexto).

Al introducir una URL en nuestro navegador, éste  interpreta y distingue entre tres partes. Pondremos como ejemplo http://www.arsys.es/mapa-web, donde:

  • HTTP es el protocolo utilizado
  • www.arsys.es es el nombre del servidor
  • mapa-web es el nombre del directorio especificado

Una vez que las tres partes han sido analizadas, el navegador entra en comunicación con un servidor DNS o de nombres y se conecta al servidor. Este proceso se suele realizar mediante el uso del protocolo HTTP. Este protocolo fue creado básicamente para la publicación de páginas en HTML, pertenece al grupo TCP/IP y es uno de los protocolos más extendidos en la actualidad.

El mecanismo del protocolo es sencillo: primero un navegador envía una solicitud GET al servidor pidiendo un archivo; posteriormente el servidor responde enviando al navegador el código perteneciente a ese archivo, que finalmente descifra el navegador.

Para intercambiar la información con el servidor HTTP se pueden utilizar tres tipos diferentes de mensajes:

  • GET: es un mensaje que lleva los datos de una manera visible al cliente, a través de la URL.
  • POST: envía los datos de una manera oculta para el cliente, mediante formularios.
  • PUT: lo utiliza el servidor para enviar información al servidor, cargando el contenido en éste.

Aunque muy extendido, HTTP es un protocolo que ofrece poca seguridad, puesto que la información con la que trabaja se puede extraer y leer  fácilmente. Como evolución de este protocolo se creó HTTPS, que aunque es muy similar, ofrece mayor seguridad al encriptar la información que maneja, haciéndola menos accesible.

Protocolo FTP

El protocolo FTP (“File Transfer Protocol”, o “Protocolo de Transferencia de Archivos”)  se usa para intercambiar archivos entre el cliente y el servidor. Para que dicha transferencia de archivos sea posible es necesario un cliente FTP y un servidor FTP.

Para que pueda funcionar, FTP necesita establecer dos conexiones diferentes entre las partes, una de ellas para poder transferir los archivos y la otra para las respuestas y los comandos. Es el cliente el que realiza ambas conexiones, una que se abre y se cierra cada vez que se envían los archivos y otra sola y permanente utilizada para los comandos.

Cabe recordar que la trasferencia de archivos es bidireccional, puesto que ambas partes pueden actuar como cliente o servidor, siempre dependiendo de quién sirva el archivo y quién lo solicite.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+