Recursos y lenguajes para que niños y jóvenes se inicien en la programación


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

La programación es algo que comienza a estar muy presente en las escuelas y que fomenta la creatividad de los alumnos a unos niveles extraordinarios, a la vez que ampliar su itinerario profesional a largo plazo. Niños y niñas están aprendiendo desde muy pequeños y las herramientas que se utilizan para ello ofrecen una metodología moderna, con una usabilidad agradable, sencilla y divertida. En este artículo, repasamos las principales opciones que encontraremos para  que los más jóvenes puedan iniciarse en la programación y pierdan el miedo a los lenguajes informáticos.

Actualmente, existen multitud de utilidades para que los niños aprendan nociones de programación y podríamos aglutinarlas en dos grandes familias. Por un lado, estaría aquella que englobaríamos en el concepto de Programación Visual por Bloques, iniciativas que combinan entretenimiento y aprendizaje con un fuerte componente gráfico, y, por otro, las alternativas de Programación no Visual, donde se encontrarían los lenguajes utilizados frecuentemente por los profesionales, pero que pueden resultar asequibles para los más pequeños. Entre estos últimos, podríamos destacar HTML como una buena alternativa para empezar a crear páginas web de forma muy gratificante, y sobre todo, Python.

Programación Visual por Bloques

Esta programación nos acerca de forma visual los conocimientos necesarios para diseñar y desarrollar aplicaciones en un entorno accesible y sencillo para usuarios principiantes. A continuación, analizamos las herramientas más destacadas de desarrollo para este tipo de programación.

  • Scratch Desarrollada por el MIT Media Lab, Scratch es una de las herramientas más populares que existen y que permite a niños, adolescentes y adultos el aprendizaje de la programación, con resultados, sin necesidad de poner una sola línea de código.  Su interface es muy amigable y visual, pero permite ahondar en conceptos básicos y prepararnos para otros lenguajes más complejos. Cuenta con un magnífico soporte y su desarrollo continúa avanzando de forma muy positiva. Incluso tiene una versión para móviles y tabletas, ScratchJr, que está disponible en las tiendas de aplicaciones.

  • Blockly. Esta librería creada por Google  permite a los niños crear editores de programación visual utilizando bloques de colores que se traducen en código real. Una forma sencilla y muy visual de que los pequeños comiencen a familiarizarse con el código de programación.Por el momento, tan solo está disponible en inglés, pero su sencilla interfaz la hace fácilmente comprensible. Asombrosamente, gracias a esta librería los niños ya pueden generar código PHP, JavaScript, Pyton, Dart y Lua.

  • Code.org. Otra alternativa para ayudar a los niños a programar. Se trata de una entidad sin ánimo de lucro que ofrece diferentes cursos de programación básica de 20 horas de duración clasificados por edades. Si bien no son conocimientos muy extensos o que profundicen mucho en la materia, pueden ser una buena forma de que comiencen a familiarizarse con el mundo de la programación.

  • Tynker.  Es una plataforma comercial educativa basada en HTML5 y JavaScript creada para que los niños aprendan a programar jugando. La finalidad es crear juegos y programas de una manera visual y divertida, que permite a los niños arrastrar y unir bloques de código sin necesidad de utilizar código fuente. Aunque ofrece algunos cursos gratuitos, las sesiones más avanzadas son de pago .Al igual que Blocky, de momento está disponible solamente en inglés, pero es muy intuitivo y sencillo de utilizar, y resulta accesible desde  tablets, smartphones y navegadores sin plugins.

  • Alice. Creada por la Universidad Carnegie-Melon, Alice  es una herramienta gratuita de programación 3D diseñada para enseñar los conceptos de lenguajes de programación orientados a objetos como C ++. Utiliza el enfoque sencillo de bloques de construcción, para permitir a los niños crear juegos o animaciones programando movimientos de la cámara, modelos 3D y escenas. Su interfaz es la de arrastrar y soltar, pero más sencilla que en Scratch. Los programas, conocidos como Métodos dentro de Alice, se pueden convertir en un IDE de Java como NetBeans para que los estudiantes de programación puedan hacer la transición de una interfaz de bloques de construcción visual a un lenguaje de programación estándar.

Además, encontraremos otras opciones centradas en programación de robots. Generalmente, se basan también en la programación por bloques y se apoyan  en el uso de tablets para  incentivar la motivación de los más pequeños. Uno de los mejores exponentes en este área es Mindstorms de la juguetera danesa Lego. una empresa que también se encuentra detrás  de conocidas iniciativas relacionadas, como las conocidas FIRST Lego Leagues.

Programación no Visual

Aunque la Programación no Visual o Textual puede mostrar alguna barrera para los niños, de cara al futuro presenta un contacto más directo y profundo con los diferentes lenguajes y puede ser un complemento perfecto a lo largo del itinerario formativo de los más pequeños.

  • HTML. Hablar de HTML es casi un sinónimo de Internet, ya que es el germen de cualquier página web. Este lenguaje de etiquetas tiene mucha documentación gratuita (en este mismo blog solemos hablar bastante de HTML) y resulta muy gratificante para el usuario: basta poner una palabra entre las etiquetas  <strong> y </strong> para que una palabra aparezca en negrita. Sólo requiere un editor de textos y un navegador para comprobar los resultados.
  • Python Este  lenguaje multiplataforma tiene  una sintaxis sencilla, lo que hace que utilizarlo pueda resultar  asequible. Además, su potencia hace que sea muy utilizado en desarrollos actuales y que las empresas demanden sus conocimientos. En el articulo Comparamos PHP, Python y Ruby  hablamos un poco más de su facilidad y potencial

Nos podíamos acabar este artículo sin acordarnos de LOGO o de BASIC. Aunque están en desuso, estos dos lenguajes se crearon a finales de los años 60 y han permitido iniciarse en la programación a muchos de los desarrolladores actuales, a la vez que han sido el origen de todo lo que ha venido después en cuanto a la programación como herramienta educativa.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+