¿Por qué utilizar un CMS sin base de datos?

Aunque los gestores de contenido (CMS) más utilizados, como WordPress o Joomla!, utilizan bases de datos para manejar el contenido, también tenemos que ser conscientes de que hay alternativas que podemos utilizar en entornos más sencillos. En este artículo, repasamos cuándo puede ser recomendable tener en cuenta los CMS basados archivos de texto plano y cuáles son las mejores opciones, ya que sorprenden por sus funcionalidades y alto rendimiento, aunque no cuenten con una base de datos por debajo.

Existen muchos CMS que nos pueden ayudar a mantener siempre actualizado el contenido de un sitio web. La mayoría de ellos basan su funcionamiento en el uso de alguna base de datos, pero no es una condición indispensable para localizar y usar buenas alternativas, como vemos a continuación.

Por qué no usar una base de datos

Obviamente, una base de datos es de gran utilidad para construir cualquier tipo de aplicación y, por tanto, la mayoría de los CMS se basan en una. Sin embargo, pueden haber motivos por los que un CMS sin base de datos sea la alternativa preferida para algunos desarrolladores o administradores de sitios web.

El motivo aparente por el que escoger un CMS que no use base de datos sería la incapacidad de contar con una en nuestro servidor. En estos casos estaríamos obligados a escoger uno de los CMS que veremos a continuación. Pero, en la práctica, la ausencia de base de datos puede tener otros efectos laterales que merece la pena señalar.

Generalmente, el más destacable sería la facilidad con la que hacer copias de seguridad, ya que para ello simplemente deberíamos copiar los archivos del servidor. También se simplifica enormemente  el proceso de instalación y actualización del CMS, hasta niveles realmente ridículos. Sólo  usaremos un sencillo programa de FTP para instalar estos CMS y actualizar a su versión más reciente, lo que lo hace especialmente atractivo para personas con menos experiencia.

Una vez instalado, casi todos los CMS que veremos contienen áreas de administración protegidas por usuario/clave, mediante las cuales podemos mantener el contenido de cualquier página, lo que resulta muy de agradecer para los editores.

Algunos CMS sin bases de datos

  • Grav.  Este CMS es una de las referencias en cuanto a alternativas sin base de datos. Creado para ofrecer un alto desempeño, resulta asombrosa su cantidad de funcionalidades avanzadas, como caché, sistema de templating, y patrones de diseño diversos, que lo hacen aproximarse prácticamente a un framework. Al final. obtenemos un sitio altamente personalizable y capaz de ser administrado por una completa y amigable interfaz de usuario. Su instalación es tan simple como descomprimir un archivo zip, aunque tiene un sistema de paquetes para poder mantenerlo actualizado con sencillos comandos de consola.
  • Pico CMS.  Este sistema de CMS se cataloga a sí mismo como “estúpidamente simple”. Toda una declaración de intenciones. Creado para ser rápido y sencillo, es open source y completamente gratuito. Instalable de manera sencilla y rápida y personalizable por medio de templates. Incluso la comunidad dispone de templates que podemos usar para personalizar rápidamente el sitio web, así como plugins para aumentar sus funcionalidades.
  • Get Simple. Tiene como característica la utilización de ficheros XML para la administración, aunque generalmente no necesitarás lidiar con ese código, porque dispone de un área de gestión del contenido muy amigable para el usuario. Quizás su interfaz de trabajo no está tan estéticamente cuidada, pero sí nos ofrece todo lo que podemos necesitar: desde la edición de los documentos, los archivos, o la elección de themes para personalizar el aspecto o plugins para incrementar la funcionalidad.
  • PhileCMS. Igual que otros CMS antes mencionados, su instalación se basa en descomprimir un archivo y colocar los ficheros en un servidor web. En este caso, la interfaz de trabajo se limita a nuestro editor de código, donde se debe configurar el CMS mediante etiquetas específicas. Es decir, PhileCMS  no incluye un área de administración para editar el contenido de manera visual. Aunque ésto pueda entenderse como una limitación, tiene también connotaciones positivas: el sistema será más seguro, al no necesitar permisos de escritura para los archivos o directorios en el servidor. Por tanto, está más enfocado a desarrolladores y no tan recomendable para personas sin conocimientos técnicos.
  • Kirby. Se trata de un CMS potente y altamente personalizable, capaz de usar todo tipo de contenido y con un sistema de administración, que sin bien es menos vistos que Grav, se adapta de manera excelente a cualquier dispositivo, permitiendo gestionar una web incluso desde un móvil. El único detalle que puede frenarnos un poco para usar Kirby es que necesita el pago de una licencia. Es descargable y usable en local, durante la etapa de desarrollo, aunque luego solicitan la compra de una licencia para usar en un dominio público. Eso sí, la licencia es barata: 15€ o 79€, dependiendo de cual necesitemos, personal o profesional.
  • Statamic. Este CMS basado en ficheros planos tiene avanzadas funcionalidades y una cuidada zona de administración. Nuevamente, encontramos que no usar bases de datos no es un impedimento para tener un sitio altamente personalizable y con diversas ayudas para los editores. Destacamos que permite editar los campos que contienen las entradas, pudiendo crear fácilmente todo tipo de contenido, con páginas de diferente índole. Otra cosa que llama la atención es contar con un sistema de control de versiones, de modo que cualquier contenido se podrá recuperar a cualquier estado anterior. Como en el caso de Kirby su uso requiere de una licencia, aunque es algo más cara: a partir de 99 dólares.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *