¿Qué es un blog? Tipos y aplicaciones

Un blog es una página web de un tipo muy especial que nos permite ir actualizando la información periódicamente, como si se tratase de un diario, escribiendo y publicando artículos (conocidos como posts). Estos artículos suelen ser sobre un tema determinado, o un conjunto pequeño de temas muy relacionados.

Los blogs tienen ya una cierta edad. El primero fue el blog de Justin Hall, un estudiante que creó una web en la que iba contando sus experiencias (por aquel entonces acababa de ingresar en la universidad). Más adelante, en 1999, nace la plataforma Blogger (de la empresa Pyra Labs, aunque hoy Blogger es propiedad de Google), y un poco más adelante, en 2002, nace WordPress.

La filosofía detrás de un blog, y la clave para su popularidad, es que ofrece una interfaz muy accesible para cualquier persona sin conocimientos de programación, ni conocimientos técnicos de ningún tipo. Eso significa que cualquier persona puede actualizar un blog. Las implicaciones de esto son muchas, y no vamos a entrar en todas salvo en las que nos interesan para este artículo, es decir, ¿para qué sirve un blog? ¿Qué tipos hay?

¿Para qué sirve un blog?

En el contexto empresarial, un blog sirve para comunicarnos directamente con nuestra audiencia, que, idealmente, se trata de nuestros clientes. Aquí podemos pensar en diferenciar clientes potenciales de clientes, pero el mensaje, en el fondo, es el mismo. Utilizamos el blog para mantenerlos informados acerca de temas de su interés dentro del sector de actividad.

Si nuestro sector es el de la logística, podemos utilizar un blog especializado para hablar de aquellos temas que le interesen a nuestra audiencia y convertirnos en fuente oficial de nuestro target o audiencia. Por ejemplo, las tecnologías que nos permiten optimizar nuestros servicios, divulgar las certificaciones que disponemos, dar a conocer tendencias en el sector, explicar casos de éxito…

En el caso de una empresa tecnológica, podemos hablar de nuestros servicios, de la tecnología que incorporamos a nuestros procesos, tendencias del sector, problemática, normativa, guías temáticas. Las posibilidades son enormes. El resultado es una web dinámica en el mejor sentido de la palabra. Una página web de empresa suele ser bastante estática, en el sentido de que la información cambia poco a lo largo del tiempo. Incorporar un blog no sólo ofrece un recurso interesante para nuestros clientes, sino que vuelve a la página dinámica, lo cual es interesante de cara al posicionamiento web.

¿Qué tipos de blog hay?

Clasificar algo tan diverso como los blogs es una tarea ingente. Y también es controvertida. Lo mejor es explicar las tres grandes categorías de blogs, y luego explicar un poco más. Empezamos con los tres tipos principales de blog.

  1. El blog personal. Tiene muchos nombres, como bitácora, y se caracterizan porque son creaciones personales de quien tiene un deseo o un interés por comunicar algo. Puede ser un hobby, puede compartir sus reflexiones personales, hablar de política, de lo que le preocupa, relatar un proceso de aprendizaje… Son gratuitos, no tienen intenciones comerciales y se puede decir que son una forma de expresión personal.
  2. El blog corporativo. Es la categoría en la que se incluyen los blogs generados en las empresas para transmitir los valores, hablar acerca de los servicios y productos que ofrece y ser una puerta de entrada para los clientes. Esto significa generar contenidos adecuados a las necesidades del cliente (resolver dudas comunes o explicar cómo sacar el máximo partido a un producto o servicio, por ejemplo), ser un canal de interacción básico e integrarse en la estrategia global de la empresa. Siempre ha de estar alineado con los objetivos comerciales y de marca.
  3. El blog profesional. Esta categoría es un poco difusa porque puede incluir blogs creados por una empresa con un fin comercial (es decir, son el equivalente a una revista temática), pero también incluye los blogs creados por profesionales para conseguir llegar a más público y aumentar su clientela.

El caso es que esta categorización es incompleta y no estricta, porque un blog profesional puede tener un componente personal… o un blog personal puede también tener una sección en la que destacar las cualidades de esa persona en el terreno profesional… Nos sirven como referencia, eso sí. Además de esto, podemos hablar de blogs de nicho (los que se dedican exclusivamente a aportar información de un nicho de mercado en concreto); blogs temáticos, que pueden confundirse con los blogs profesionales, pero que también pueden ser no comerciales…

Como resumen, diremos que un blog es un canal de comunicación bidireccional que puede ser aprovechado en lo personal, en el terreno corporativo y profesional, y que se alinea a la perfección con la estrategia de la marca, persona o profesional en cuestión. En Arsys disponemos para ti de un plan de hosting WordPress adaptado a tus necesidades. Nos encargaremos de todo lo técnico por ti, y tú podrás centrarte en generar los contenidos para tu proyecto. Echa un vistazo a las diferentes opciones para crear tu proyecto blog con nosotros.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora