Repatriación desde la Nube, ¿es buena idea?

A lo largo de los meses hemos publicado muchos artículos que se refieren a las enormes ventajas y beneficios a todos los niveles empresariales que ofrecen las soluciones basadas en Cloud Computing. Pero en este artículo vamos a explorar la posibilidad, las razones que llevan a ciertas empresas a traerse de vuelta cargas de trabajo desde la Nube a un entorno más local y, por así decirlo, controlado, y valoraremos el papel del Cloud en el entorno empresarial.

En nuestro blog hemos hablado de la creciente necesidad de digitalización de cada vez más empresas, en cada vez más sectores, y de cómo esa transformación digital pasa, necesariamente, por la migración de parte de las cargas de trabajo a la Nube. Esta migración puede ser realmente rápida, en muchos casos, mientras que en los más complejos se necesita de mayor planificación y operaciones.

La opción del Cloud es interesante, importante y está aquí para quedarse y seguir creciendo a buen ritmo durante los próximos años. Sobre esto no tenemos la menor duda y, es más, todos los indicadores sugieren que la cuota de mercado de las soluciones IaaS, SaaS y PaaS seguirá ampliándose a corto y medio plazo.

Sin embargo, es cierto que, desde hace unos meses, se puede observar una ligera tendencia en algunas empresas y sectores que consiste en llevar de vuelta ciertas cargas de trabajo a entornos on-premise, o bien a Clouds privados. A este fenómeno se le conoce como repatriación desde el Cloud (Cloud Repatriation).

Repatriación desde el Cloud, ¿por qué?

Empezaremos por las razones que llevan a algunas empresas a plantearse este regreso de cargas de trabajo a un entorno de Cloud privado, o a sus instalaciones. En efecto, existen empresas que están moviendo cantidades significativas de sus cargas de trabajo de vuelta a las instalaciones, y una encuesta de IDC de 2018 lo corrobora. Esas empresas planeaban migrar un 50% adicional de sus cargas de trabajo en la nube pública ya fuese a las instalaciones o bien a una nube privada en los dos años siguientes, lo que nos lleva a la actualidad.

Es difícil de entender por qué sucede esto, ya que las ventajas del Cloud son notables y hemos dicho que, en la mayoría de los casos, siempre es más rentable. Hablamos de una mayor agilidad, de componentes PaaS «plug-and-play», de una gran seguridad, y también de las ventajas del análisis en tiempo real o de la automatización. La clave de este asunto está en los costes. Los costes son, por regla general, menores cuando nos decantamos por las soluciones Cloud. No tenemos que adquirir hardware, ni componente, ni tenemos que preocuparnos por las licencias del software, ni por el mantenimiento tanto de las máquinas como de las aplicaciones… Podemos afirmar que, para la inmensa mayoría de los casos, los costes del Cloud son claramente inferiores a las soluciones on-premise. Aquí viene el quid de la cuestión.

Para algunos despliegues, en ciertos casos, los costes asociados al Cloud han sido determinantes para que en esas empresas comenzasen a plantearse alternativas. Por ejemplo, los costes asociados a los recursos en caso de hiperescala pueden acumularse sin techo visible. Repetimos, en ciertos casos. Uno de ellos es el caso de las migraciones de tipo «lift and shift», es decir, mover una aplicación y sus datos asociados a una plataforma Cloud sin rediseñarla, ni adaptarla.

Existen otras razones que vamos a calificar como menores o «no tan justificables» como que algunos encuestados en el estudio citado afirmaban que el rendimiento y el tiempo de inactividad eran problemáticos en su caso, o argumentaban reticencias en temas de seguridad. Hemos hablado de todo esto en repetidas ocasiones, y las conclusiones son claras: no existen evidencias para la mayor parto de los casos en los que una solución on-premise sea mejor en esos términos que una solución basada en el Cloud. En muchas ocasiones, se trata simplemente de una «impresión» que tienen no los profesionales IT, sino algunos accionistas.

Algunos casos en los que se puede justificar una repatriación desde el Cloud

Veamos algunos casos muy puntuales en los que sí tendría sentido traerse de vuelta algunas cargas de trabajo. Como veremos, no forman parte del gran abanico de casos y proyectos de digitalización de una enorme cantidad de empresas, desde las más pequeñas hasta las más grandes:

  • Si los costes en servicios de Cloud pública se disparan por encima del coste de una solución on-premise.
  • Las cargas de trabajo estables pueden ser menos costosas en términos de ejecución en las instalaciones, pero solo si se tienen las habilidades necesarias (y el personal adecuado) y, sobre todo,  el tiempo para establecer una automatización eficiente y tecnologías definidas por el software.
  • Las cargas de trabajo que requieren bajas latencias o que transfieren grandes cantidades de datos a través de la red también son candidatas para la repatriación, ya que los costes de tránsito de la red pueden constituir una parte significativa de la factura del Cloud.
  • Por último, la seguridad y el cumplimiento podrían simplificarse con una nube privada o en un entorno local.

Para todo lo demás, como se suele decir, las soluciones Cloud ofrecen un rendimiento de base y una facilidad de uso en lo que se refiere a la seguridad y los componentes óptimos para la mayoría de las empresas.

Es muy sencillo aprovisionar nuevos recursos virtuales, añadir componentes de red, más (o menos) almacenamiento, realizar tareas de análisis y crear automatizaciones necesarias y, además, controlarlo todo a través de una única interfaz, y contando con el respaldo de profesionales IT, disponibles 24/7, por no hablar de la conveniencia del pago por uso.

La copia de seguridad que necesitas para tus dispositivos, tus proyectos y tus datos
Accede a tus archivos desde cualquier dispositivo y lugar de forma segura
pack
10 GB
GRATIS
Consigue tu backup ahora