Servidores Cloud, una cuestión de máxima eficiencia

cloud-caracteristicas_xs“Hacer más con menos” se ha convertido en una de las expresiones más repetidas y escuchadas en los últimos años en cualquier departamento de cualquier organización, incluyendo a los informáticos. Esta circunstancia ha llevado a las empresas e instituciones a apostar únicamente por los modelos más eficientes en la gestión de los recursos IT que necesitan para sus servicios digitales.

Y, para ello, no hay nada más eficiente que la Nube y los  Servidores Cloud, con su modelo “as a Service” y el pago por uso, como explicamos en este artículo.

 

Gestionar nuestra infraestructura IT en modo Cloud, como un servicio, nos permite contar los recursos de computación  que necesitamos cuando los necesitamos, en tiempo real. Exactamente, de forma parecida a cuando encendemos un interruptor para dar la luz o abrimos un grifo para beber agua.  Esto es posible porque, en modo Nube, la capacidad IT que necesitamos no está condicionada por un modelo concreto de hardware y software, como sucede en el modelo tradicional de arquitectura de sistemas; se provisiona como un servicio a través de una plataforma Cloud de alto rendimiento.

Como ya hemos visto anteriormente, esta nueva forma de trabajar conlleva numerosas ventajas, como una mayor  flexibilidad y el pago por uso. Y, sin duda, los grandes beneficiados por la irrupción del Cloud Computing son los departamentos técnicos.

Basta tener en cuenta que antes los departamentos técnicos de las empresas afrontaban la puesta en marcha de sus proyectos teniendo en cuenta las previsiones de usuarios y tráfico, lo que les llevaba a asumir grandes desviaciones a lo largo de su ciclo de vida y a infrautilizar gran parte de los recursos contratados.  A su vez, la gestión de los servidores consumía numerosos recursos internos en trámites casi burocráticos o tareas técnicas muy operativas, como adquisición de servidores, configuraciones, migraciones, implantaciones, desarrollos y pruebas de estrés, ampliaciones de hardware, cumplimiento de la LOPD, gestión de las copias de seguridad…

Sin embargo, con las soluciones Cloud podemos ser más eficientes: prescindimos de gran parte de los procesos administrativos, trabajamos con los recursos que necesitamos en tiempo real, conocemos los costes de infraestructura de cada proyecto y, además, disfrutamos de funcionalidades y niveles de servicio que no resultan fácilmente accesibles en el modelo tradicional. De este modo, los departamentos técnicos pueden centrarse en sus proyectos más vinculado al negocio y delegar sus complejidades en proveedores como Arsys.

Desde el propio Panel de Control de Cloudbuilder Next, podemos realizar en sólo unos clics operaciones como la configuración de servidores, la gestión de backup o snapshots, procesos a los que antes era necesario destinar numerosos recursos internos en los departamentos técnicos.