Almacenamiento y Almacenamiento Compartido en los Servidores Cloud

cloud-caracteristicas_xsLa información digital no para de crecer. Según la consultora Sogeti, en 2020 tendremos  35,2  zettabytes de datos almacenados, frente a los 1,8 que había al principio de esta década.  Para hacer una idea del volumen que alcanzaremos, basta explicar que un único zettabyte equivale a 1,1 billones de GB, por coger una unidad de medida digital a la que estamos más acostumbrados.

Aunque gran parte de este crecimiento se debe a la popularización de los smartphones y el contenido multimedia, la realidad es que, como bien sabe cualquier responsable técnico,  las necesidades de storage de las empresas también está creciendo exponencialmente. Por ese motivo, los Servidores Cloud ofrecen distintas opciones de almacenamiento, como explicamos en este artículo.

    En primer lugar, el propio Servidor Cloud cuenta con espacio para almacenamiento sobre discos duros SSD, una tecnología que, aplicada al hosting, ofrece mejor rendimiento que los sistemas tradicionales. A través del Panel de Control, podemos aumentar o disminuir el tamaño de este almacenamiento, según nuestras necesidades y muy fácilmente, y las cabinas de almacenamiento de alto rendimiento provisionan a cada máquina virtual de los recursos solicitados. Para optimizar su rendimiento, estas cabinas están integradas en la plataforma Cloud en una única de red de área de almacenamiento (SAN).

    SSD

    Por otro lado, los Servidores Cloud también nos ofrecen la posibilidad de configurar unidades de Almacenamiento Compartido desde el mismo Panel de Control. Esta funcionalidad crea un recurso de almacenamiento que se puede conectar a varios servidores para compartir los datos alojados. Por ejemplo, para una única base de datos que necesitamos en distintos procesos, y los recursos también son provisionados por cabinas de almacenamiento de alto rendimiento configuradas en SAN.

    En este caso, la información se comparte mediante volúmenes de almacenamiento accesibles a través de los protocolos NFS (Linux) o CIFS (Windows), autenticados con un tercer protocolo denominado Kerberos, creado por el MIT y uno de los más fiables del mercado, al constatar mutuamente la identidad de los diferentes elementos mediante claves. Además, es el propio usuario el que  especifica cuáles de sus servidores tendrán acceso a este volumen compartido y si este acceso es sólo de lectura o también de lectura/escritura.

    También relacionado con el espacio de almacenamiento, se encuentra la funcionalidad de backup de los Servidores Cloud, en la que profundizaremos en próximos artículos. A modo de adelanto, señalaremos que en la sección Seguridad>Cuentas Backup podremos crear políticas de backup para proteger los datos y programar su frecuencia muy fácilmente.