Carga en Servidores Cloud o cómo maximizar el rendimiento y minimizar la inversión en infraestructura IT


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Dentro de las muchas ventajas que ofrece el Cloud Computing, una de las más destacadas está relacionada con la carga de los servidores que necesita un proyecto IT, un tema donde suelen enfrentarse los interese de departamentos técnicos y equipos financieros. Sobre una infraestructura en la Nube, la flexibilidad de los Servidores Cloud garantiza la mejor solución para ambas partes a la hora de equilibrar la carga computacional que requiere un proyecto y ofrecer el mejor rendimiento técnico de la forma más eficiente.

Cualquier administrador de sistemas debe preocuparse por tener el servicio más avanzado, que permita el mejor desempeño de las aplicaciones alojadas. Cualquier gestor de una empresa debe preocuparse de mantener las inversiones lo más ajustadas posibles y no gastar más dinero del realmente necesario. Ambos roles pueden enfrentarse a la hora de dimensionar un servidor, puesto que el “sysadmin” generalmente querrá un sistema más potente (y, por tanto, más caro), mientras que el gestor empresarial o emprendedor querrá conformarse con una máquina menor en precio (y, por tanto, en prestaciones).

Lo difícil es llegar al punto intermedio entre ambos: maximizar la potencia a la vez que se minimiza la inversión. Y los Servidores en la nube son la mejor opción para llegar a este término medio

Servidores Dedicados y la problemática del dimensionamiento

Cuando se contrata un Servidor Dedicado para una empresa, generalmente se tiene que pensar en dimensionarlo de manera que no se quede corto a las primeras de cambio. A nadie le gusta tener que realizar una migración antes de tiempo, porque suele acarrear trabajo de administración y diversas situaciones poco deseables.

Sobre todo en negocios que están comenzando es difícil estimar a priori la carga del servidor y la potencia que se va a necesitar. Lo que se suele hacer es dimensionarlo un poco por encima, lo que implica contratar muchas veces una máquina mayor de la necesaria. Por otra parte, al comienzo de un emprendimiento, la máquina generalmente se encuentra poco usada y muchas veces se tiende a estimar una carga mayor de la que realmente se encuentra luego necesidad, ya sea porque el proyecto no va todo lo rápido que se deseaba o porque los usuarios no acaban haciendo el uso que se había estimado.

Picos de servicio impredecibles

Pero incluso dimensionando correctamente, ocurre que los sitios web no siempre tienen el mismo impacto a lo largo del tiempo. Una noticia en un periódico, una campaña de publicidad o una distribución viral de cierto contenido o servicio pueden provocar que se tengan picos de demanda en los servidores, para los que posiblemente los servidores no están preparados.

En ese caso, nuestros dedicados se saturarán y posiblemente dejarán de atender al público cuando más se necesita. Situaciones como éstas quizás se pueden predecir, pero no siempre se pueden estimar con total exactitud de antemano y es motivo adicional para que los servidores se sobredimensionen, lo que permite curarse en salud.

Cloud Computing es la solución

Estas circunstancias se solucionan fácilmente gracias a la computación en la Nube y a los Servidores Cloud, ya que:

  • Podemos contratar el Servidor Cloud con lo mínimo necesario, sabiendo que éste siempre se podrá redimensionar en caliente, simplemente asignando más recursos a la máquina, sin que ello afecte al sistema y sin la necesidad de una posíblemente traumática migración.
  • Dar de alta nuevos Servidor Cloud es prácticamente instantáneo, por lo que picos no predecidos pueden ser fácilmente compensados y asumidos en pocos minutos.
  • En Cloud Computing somos capaces de reducir o aumentar los recursos del servidor y ajustarlos a nuestra demanda, algo que no se puede hacer tan fácilmente en un Servidor Dedicado, con unos recursos previamente asignados.
  • Si tenemos Servidores sin usar, podemos apagarlos, dejando de consumir recursos y hacer que nuestra factura no se vea incrementada por servidores infrautilizados.

En general, gracias a la Nube somos capaces de mantener la inversión ajustada a la vez que dotamos a nuestros negocios de las infraestructuras necesarias para funcionar con buena salud.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+