Cloud, un paso más para la Administración

La Administración Pública, hoy más que nunca, está decidida a buscar soluciones que permitan maximizar la eficiencia y hacer un buen uso de los servicios disponibles. En este sentido, el Cloud Computing es la clave para seguir “haciendo más con menos” y ofrecer mejores servicios a los ciudadanos.

A pesar de que el modelo Cloud está cada vez más extendido en el sector privado, continúan siendo pocas las organizaciones públicas que disponen de servicios en la Nube frente al 29% de las empresas. De hecho, se estima que la brecha continuará creciendo en los próximos años por las diferencias en la velocidad de adopción de unos y otros.

Los responsables IT del sector público, lejos de negar los beneficios de la tecnología Cloud, reconocen que aporta agilidad y ahorros considerables. Precisamente, una alternativa que encaja con la tendencia de una mayor y más rápida demanda de servicios tecnológicos combinada con los recortes que están sufriendo las partidas de inversión y a las reticencias a los compromisos contractuales a largo plazo.

Sin embargo, no todos los organismos públicos dan el salto a la Nube de igual manera. Las administraciones locales son las más activas en la adopción del modelo Cloud, seguidas de las autonómicas y por último, las estatales, según el informe Guía para entidades locales: Cómo ahorrar costes y mejorar la productividad con Cloud Computing.

Para vencer la barrera psicológica al cambio, es importante contar con un proveedor de confianza para las Administraciones Públicas a la hora de dar el salto a la Nube. El proveedor debe ofrecer siempre los procedimientos, normativas, manuales y políticas que exigen los sistemas de certificación más estrictos, especialmente en seguridad, disponibilidad y legislación aplicable. Para ello, demostrar que se ha pasado satisfactoriamente una auditoría de certificación de una tercera parte de confianza (entidad de certificación acreditada) puede ser crucial.

La brecha entre el sector público y privado, en definitiva, se tendrá que ir corrigiendo a base de dar a conocer las bondades del modelo Cloud: reducción de tiempo y costes, disponibilidad 24×7, flexibilidad o escalabilidad, con la certeza de un entorno seguro y legal a través de proveedores de confianza.