Cómo hacer realidad tu proyecto de negocio en Internet

Poner en marcha cualquier proyecto empresarial supone un reto personal y profesional tan apasionante como lleno de nuevos desafíos. A continuación, proporcionamos algunas recomendaciones básicas para emprendedores que pueden ayudar a la hora de  pasar de la idea al negocio.

1 La idea. Se creativo. Muchos de los productos y servicios que más impacto han tenido en nuestra vida son aquellos enfocados a facilitarnos la vida. Vivimos en una época digital y como tal tenemos que integrar nuestros proyectos con dichos avances. De un tiempo a esta parte fenómenos como el eCommerce o los servicios de envío a domicilio personalizados se han popularizado enormemente y forman parte de la forma de pensar y actuar de miles de consumidores.  Párate a pensar un instante en nuevas formas de orientar tu proyecto.  Seguramente puedas encontrar como desarrollar tu idea o ideas acorde a los nuevos tiempos y costumbres de los consumidores.

2 Documentación. Si tu idea ya existe, busca información, recopila todos los datos posibles, identifica a tus competidores y ¡mejora sus propuestas! Haz las cosas fáciles y sencillas, a veces lo práctico está por encima de lo elegante.

3 Financiación a medida.  Hay muchas maneras de financiarse, desde promotores privados, empresas de capital riesgo, organizaciones de jóvenes empresarios e incluso crowdfunding. Además, si lo analizas adecuadamente, descubrirás que existen muchas partes de tu negocio que ya no requieren adelantar grandes cantidades de dinero. Por ejemplo el apartado tecnológico.

Actualmente, gracias al Cloud y los servicios de pago por uso, puedes olvidarte de realizar desembolsos previos. El Cloud se ha convertido en el gran democratizador de las soluciones IT entre las empresas al conseguir que servicios como Big Data o Business Intelligence no sean dominio exclusivo de las grandes corporaciones. Ahora, cualquier pyme puede desplegar estas soluciones sin barreras de entrada como las inversiones iniciales ni relaciones contractuales a largo plazo.

4 Elegir el proveedor. A la hora de llevar acabo tu proyecto, piensa que la “informática” que tengas que implementar puede ser fundamental para el desarrollo de tu negocio, pero seguramente tú no vendes tecnología y no puedes desatender las partes verdaderamente centrales de tu proyecto para desarrollar y poner en marcha todas las soluciones tecnológicas que necesitas. En resumen, tiene que darte los mínimos quebraderos de cabeza.

Eso sí, piensa en la informática como una inversión y no como un gasto.  Busca un proveedor que te garantice estabilidad en tu plataforma ya que puede que sea determinante para los cimientos de tu crecimiento. Una mala elección puede hacer que nunca despegue.

5 La puesta en escena. Una buena campaña de marketing es lo que la gente piensa que necesita para impulsar su idea, y es cierto que ayuda. Pero la mejor “puesta en escena” es que la experiencia del usuario sea agradable, sencilla y práctica. Esto hará que el famoso “boca oreja” haga su trabajo rápidamente. Este tipo de cosas suceden cuando la armonía de todos los puntos anteriores es total, reforzando así tu idea inicial.

Por último, recuerda que en el contexto empresarial actual la única forma que tiene cualquier empresa de abrirse camino y ser competitiva es estar al día con la tecnología más novedosa y más eficiente. Ya no hablamos solo de tener presencia online, si no de dar pasos más allá e integrar totalmente la tecnología en nuestro proyecto. Así por ejemplo, el entorno Cloud ha dejado de ser una opción de futuro para convertirse en una necesidad presente sea cual sea tu ámbito de actuación. Soluciones en la Nube, como Cloudbuilder Next, son a día de hoy herramientas básicas a la hora de poner en marcha un proyecto empresarial.

Que tu empresa esté muy alejada del mundo de la tecnología o que tus conocimientos informáticos sean mínimos ya no son excusas para no abrazar las últimas novedades tecnológicas y ponerlas al servicio de tu negocio y de tus clientes. Los servicios Cloud están al alcance de todos y sólo con ellos podrás asegurar la competitivididad de tu proyecto de negocio.