El Cloud Computing, aliado natural del eCommerce


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

cloud_sectores_xsEl comercio electrónico es cada día más un sector al alza en España. Creciendo con fuerza, los últimos datos de la CNMC reflejan que en 2014 el eCommerce aumentó un 24,8% respecto al año anterior, alcanzando así una cifra de negocio cercana a los 16.000 millones de euros. Tan solo en el último trimestre de 2014 los ingresos generados llegaron a los 4.300 millones de euros, generando las mayores ventas trimestrales desde que existen registros.

El crecimiento del eCommerce ha ido siempre en paralelo al desarrollo de las nuevas tendencias tecnológicas. Solo manteniéndose siempre pegado a los últimos avances tecnológicos ha podido evolucionar y crecer de forma exponencial, y solo si continúa vinculado a los nuevos adelantos podrá seguir por ese camino. Por ello, sin duda, el último aliado del comercio electrónico es el Cloud Computing.

La espiral creciente de este modelo de negocio no parece que vaya disminuir y todos los sectores, sin excepción, empiezan a beneficiarse del eCommerce: desde las agencias de viajes y los operadores turísticos, a la ropa, los libros, la música o los apartaos tecnológicos. cualquier empresa, grande o pequeña e independientemente del sector en el que opera, tiene en el comercio electrónico una gran oportunidad de incrementar sus ingresos.

El Cloud Computing está considerado cada día más como el aliado natural del comercio electrónico y la tecnología capaz de aportar más beneficios a esta industria. Entre ellos, algunos de los más destacables son:

Facilidad para afrontar picos de demanda

Uno de los mayores atractivos de la Nube es su flexibilidad y escalabilidad. Permite a las empresas hacer frente al aumento de visitas y de la actividad de forma mucho más eficiente que mediante aplicaciones in-house, servidores o software propios. Al no estar restringidos a un único servidor, los usuarios pueden ampliar sus recursos en períodos de mucho trabajo, por ejemplo las semanas previas a Navidad, asegurando así su capacidad para gestionar un mayor volumen de ventas.  Y estos recursos adicionales pueden “apagarse” una vez los niveles de demanda vuelvan otra vez a la tónica habitual, de este modo no se desperdician ni recursos ni dinero.

Ahorro de costes

La forma habitual de operar de las soluciones en la Nube es a través de un sistema de pago por uso, en el que el cliente solo paga por los servicios que utiliza. A esto debemos sumarle el hecho de que no se requieren inversiones previas en hardware, ni actualizaciones de software o mantenimiento, por lo que el funcionamiento del sistema interno será mucho más barato. Frente a un modelo externalizado de arquitectura tradicional, gestionar la infraestructura en Cloud puede suponer un ahorro medio del 30% y, según las especificaciones del proyecto, este porcentaje puede llegar a duplicarse fácilmente.

Competencia y posibilidad de elección

La propia naturaleza del sistema de pago por uso de la Nube supone que sea un recurso de fácil acceso para empresas de todos los tamaños. Por tanto, permite también a los más pequeños competir con rivales teóricamente mucho más grandes. Las actuales soluciones Cloud, como Cloudbuilder Next, hacen que el comercio electrónico sea una opción asequible, y permite que los consumidores dispongan de más posibilidades de elección al abrir el mercado online a empresas y empresarios de todos los sectores.

Seguridad y redundancia

Los efectos de la naturaleza pueden obligar a cerrar un comercio, cortar el suministro eléctrico de nuestro negocio o afectar al rendimiento de los servidores en los que desarrollamos toda nuestra actividad online. Sin embargo, el uso de la Nube hace que desaparezcan todas estas posibles eventualidades. Al estar alojados en espacios independientes del lugar físico y gracias a los altos niveles de redundancia ofrecidos por las empresas especializadas en Cloud, los servidores seguirán funcionando como de costumbre sin que los clientes perciban jamás que se ha producido una incidencia. Además, los sistemas de seguridad, el personal altamente especializado, etc. con los que cuentan  los proveedores aseguran la máxima disponibilidad de las plataformas Cloud.

Rapidez y facilidad

Las actuales soluciones de Cloud ofrecen sistemas de control verdaderamente sencillos e intuitivos, que permiten con unos pocos clics dar de alta servidores, configurarlos, balancearlos, establecer reglas de firewall, controlar consumos y gastos, añadir funcionalidades… Todo, de forma casi automática, ya que las implantaciones son inmediatas y más fáciles de gestionar para los departamentos técnicos.

Estas son sólo algunas de las ventajas que la Nube aporta al comercio electrónico, muchas más están por venir. No son de extrañar pues las predicciones que aseguran que la mayoría de las empresas de eCommerce fijen su residencia tecnológica en la Nube en los próximos cinco años. La Nube ya no es una opción de futuro, es una necesidad para cualquier empresa que compite en el mercado global del siglo XXI.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+