Granularidad y redimensionamiento en caliente, claves para la flexibilidad del Cloud

cloud-caracteristicas_xsEn el hosting tradicional, la escalabilidad es una de las características más valoradas por los desarrolladores, ya que permite realizar ampliaciones de servicio sin complicadas migraciones. En los Servidores Cloud de Arsys, sin embargo, el  concepto de escalabilidad queda superado por la propia flexibilidad del modelo Nube, algo que conseguimos gracias a a la granularidad de los recursos y al redimensionamiento en caliente de los recursos.

De este modo, los administradores pueden dotar a sus proyectos de los recursos IT que necesitan en cada momento, sin sobredimensionar ni infrautilizar su capacidad, y asignándolos en tiempo real. En este artículo, explicamos las principales claves de la flexibilidad de los Servidores Cloud.

A través del Panel de Control, el usuario de Cloudbuilder Next gestiona su propia Nube, pero detrás se encuentra nuestra plataforma Cloud Hosting, ubicada físicamente en los Centros de Datos de Arsys en España. Esta plataforma de alto rendimiento conforma un pool de recursos con servidores, cabinas de almacenamiento o elementos de seguridad y conectividad, entre otros.

A través del Panel de Control y de su sencillo interfaz, podemos asignar los recursos a cada Servidor Cloud  y esta plataforma facilita los recursos hardware y software que necesita cada uno. De este modo, se abstrae la capacidad de computación del hardware, lo que permite  gestionar los recursos IT como un servicio, sin depender de un único hardware como sucede en las arquitecturas tradicionales.

Sin embargo, para que esta flexibilidad sea total, la plataforma Cloud tiene que contar con una granularidad fina y la posibilidad del redimensionamiento en caliente, como detallamos a continuación.

¿Qué es la granularidad?

Cuando hablamos de un servicio Cloud, la granularidad se refiere a cómo están divididos los tramos de la capacidad de computación que contratamos. Con una granularidad fina, los tramos son muy pequeños, por lo que el cliente puede ajustar al máximo la capacidad contratada a sus necesidades reales, evitando tener recursos que no se utilizan.

Por ejemplificar esto característica con datos, basta señalar que en el almacenamiento SSD de los Servidores Cloud se realiza en tramos de 20 GB, permitiendo adaptarse a las necesidades más concretas de nuestro proyecto, a medida que crece o disminuye la demanda de recursos.

Redimensionamiento en caliente

En el modelo tradicional de hosting, cuando queríamos ampliar la capacidad, generalmente había que realizar intervenciones físicas en las máquinas, para lo que había que apagarlas, intervenir físicamente y reiniciar. Esto se traducía en que el servicio no estaba disponible mientras el técnico realizaba esa intervención. En los Servidores Cloud, sin embargo, la plataforma de Cloud Hosting que presta servicio a cada máquina virtual provisiona los recursos  sin que esto afecte al nivel de servicio y sin tiempos de indisponibilidad. Esa característica se denomina redimensionamiento en caliente.

Condiguración de hardware

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn