Los retos del Cloud en el sector bancario

cloud_sectores_xsNo cabe duda de que, en estos momentos, la adopción de la Nube se encuentra en un momento de crecimiento exponencial y expansión. Según la consultora Penteo, en los próximos dos años la adopción de IaaS pasará del 30% al 68% entre las empresas españolas. Así pues, parece claro que empresas y emprendedores ya han comprendido que la flexibilidad y versatilidad de la Nube es clave para el futuro de sus negocios.

Sin embargo, hay sectores en los que la implantación del Cloud supone una serie de retos de carácter estratégico y tecnológico que hacen más dificultosa su adopción. Este es el caso del sector bancario, una industria en que el procesamiento de información es uno de sus activos más importantes, y donde, por tanto, la Nube puede suponer una gran mejora a la hora de gestionar sus servicios.

No obstante, el sector financiero también tiene algunas particularidades que pueden limitar la implantación masiva de esta tecnología. La principal y más importante de estas singularidades que pueden retrasar la adopción de modelos de gestión en la Nube en la banca es la supervisión a la que están sometidas las entidades, y que limita en gran medida su agilidad a la hora de contratar servicios e infraestructura tecnológica. A modo de ejemplo, en varios países de la Unión Europea es obligatorio informar de forma constante sobre la forma en la que se garantiza la seguridad de la información y sobre cómo se controlan internamente aquellos procesos que pasan por la Nube pública.

Junto con la citada supervisión, y según un informe publicado por el Observatorio de economía digital del BBVA Research, existen al menos otras dos grandes barreras que dificultan la unión definitiva entre banca y Cloud:

  • Los costes de migración. Aunque la banca siempre ha sido un sector muy activo en la introducción de tecnología, la necesidad de amortizar las grandes inversiones hechas en el pasado puede limitar o retrasar su adaptación al nuevo modelo Nube.
  • La necesidad de servicios a medida. La homogeneidad de algunas soluciones Cloud pueden chocar con la necesidad de la industria bancaría, que en ocasiones demanda soluciones con requisitos muy específicos, la integración con sistemas internos o la gestión de entornos Híbridos.

A pesar de estas barreras, la implantación del Cloud se presenta como un paso fundamental e inevitable para el futuro de la banca. De hecho,  Capgemini resalta que los actuales consumidores, y especialmente los más jóvenes y nativos digitales, esperan que los bancos lleven a cabo una transformación digital. En este proceso, la migración a Cloud del  sector financiero  es inevitable y, por tanto, resulta clave la flexibilidad y personalización de las soluciones basadas en Cloud Pública, como Cloudbuilder Next, y el propio asesoramiento del proveedor en la  migración.

A esto se suma la aparición de nuevas empresas, ajenas al sector bancario tradicional, que están ofreciendo productos y servicios relacionados con el dinero electrónico, los pagos online, la financiación peer-to-peer, etc. y que no tienen lastres de infraestructura ni tampoco una presión regulatoria tan elevada, lo que les otorga una mayor flexibilidad para poner en marcha tecnologías innovadoras de forma rápida, eficaz y eficiente.

Por tanto, parece imprescindible que los bancos empiecen a abordar junto con proveedores especializados su migración a la Nube si no quieren quedarse atrás frente a los nuevos players del sector financiero ni dar la espalda al nuevo consumidor digital.