¿Qué hosting necesito para mi web?

A la hora de comenzar un proyecto web, una de las decisiones principales que hay que tomar es elegir el tipo de hosting que vamos a necesitar. El objetivo del proyecto, las características técnicas y las expectativas de usuarios y tráfico son algunos de los aspectos que tenemos que tener en cuenta.

¿Qué hosting necesito para mi web?

Estas son las principales opciones que nos encontraremos:

Aplicaciones Cloud de presencia web y e-commerce
Este tipo de soluciones están dirigidas a pymes y profesionales que quieren poner en marcha su página web o vender online en minutos, sin complicaciones de ningún tipo. No son propiamente un servicio de hosting al uso, sino aplicaciones  ‘todo en uno’, altamente personalizables por parte del propio usuario, tan fáciles de usar como un editor de textos y con un coste mensual muy reducido.
Estas aplicaciones, como webmaker o Tienda Online, no requieren conocimientos técnicos de ningún tipo, ni de programación, diseño o informática, así que son muy indicados para negocios y autónomos de cualquier sector. El usuario accede a través de Internet a una plataforma que le permite publicar su información en cuestión de minutos. El proveedor se encarga de todos los aspectos técnicos y de implementar las mejoras técnicas en la aplicación de forma que el usuario sólo tiene que actualizar los contenidos.
Hosting Compartido
Este tipo de hosting
está orientado a proyectos web que no tengan que soportar una gran carga ni complejidad técnica  y no necesitan, por tanto, toda la potencia de un servidor exclusivo para un cliente. Por ejemplo, una página web corporativa. El hosting compartido se articula en planes de distinta capacidad técnica (espacio web, cuentas de correo electrónico…) que el usuario gestiona fácilmente desde un Panel de Control.
Por la variedad de planes exisitenes, es una opción muy versátil para crear una web con cierta complejidad técnica, en cuanto a  lenguajes de programación y bases de datos, y con un coste mensual también reducido. Tampoco precisa conocimientos de administración de servidores, ya que el proveedor asume la gestión técnica de las máquinas, pero sí es necesario tener ciertos conocimientos informáticos, que dependerán del tipo de proyecto.
Servidor Virtual Privado (VPS)
Decantarse por un servidor virtual privado (virtual private Server o VPS) es una buena opción cuando hablamos de proyectos que requieren mayor flexibilidad y capacidad que un servicio de hosting compartido, pero no van a utilizar todos los recursos técnicos de un servidor.Este tipo resulta muy apropiado para los desarrolladores, que pueden hacer muy fácilmente  pruebas, demos y para páginas de cierta complejidad técnica.
Los VPS requieren conocimientos básicos de administración de servidores, pero también se manejan desde una plataforma online con las principales opciones que se pueden encontrar en un servidor físico.
Servidor Dedicado
En el servidor dedicado, el proyecto utiliza en exclusiva todos los recursos de un único servidor o de un número concreto de servidores, así que está destinado a proyectos cuyo alojamiento requieran una capacidad técnica destacada. Son una buena opción para empresas que realizan un uso intensivo de recursos o agencias de diseño web que agrupan sus desarrollos en un único servidor para mayor comodidad.
Los servidores dedicados ofrecen mucha capacidad técnica, pero suelen requerir conocimientos de administración de servidores, aunque se puede delegar esta función en el proveedor.
Cloud Hosting
Es el más avanzado y proporciona los mayores ratios de disponibilidad, capacidad técnica y escalabilidad del mercado. Los proyectos no dependen de una máquina, con una u otra capacidad concreta,  sino que están en una avanzada plataforma Cloud Computing que pone toda sus recursos a disposición de los clientes y lo hace como si fuera un servicio, como el agua o la electricidad. De este modo, un proyecto utiliza los recursos que necesita exactamente en cada momento.
Estos servicios, como cloudbuilder, son lo más parecido a gestionar un Centro de Datos propio, pero mucho más cómodo para los departamentos técnicos de las empresas, que no tienen que trabajar con servidores físicos en su día a día. Todas las opciones se administran desde un  Panel de Control. Está muy indicado para nuevos proyectos tecnológicos o empresas que necesitan mucha capacidad en momentos muy concretos, como un lanzamiento.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+