Comienza la cuenta atrás para los nuevos dominios

A partir del 12 de enero, y hasta el próximo 12 de abril, Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), la máxima autoridad mundial en materia de dominios, recibirá las propuestas para la incorporación de nuevas extensiones de nombre de dominio en Internet. El próximo año ya podremos teclear en nuestros navegadores una amplia variedad de extensiones, más allá de los ya habituales “.com”, “.org” y “.es”, entre otros.

En estos tres meses, la organización espera recibir inscripciones de todos aquellos colectivos que deseen personalizar la extensión de sus páginas web. Una vez pasado el plazo,  ICANN evaluará las solicitudes y multiplicará el número de nombres en Internet, que pasará de las veinte extensiones actuales a varios centenares, según está previsto. El objetivo es escuchar de manera neutral a los intereses de todos los países y promover la flexibilidad y la innovación entre los compradores de dominios.

Esta iniciativa revolucionará la forma en que entendemos Internet, pues habrá más libertad en el uso de dominios personalizados, tal y como distintos grupos de interés llevan reclamado a ICANN desde hace años. En unos meses veremos como se incrementa el número de extensiones disponibles, como, por ejemplo, el nombre de una ciudad o de una empresa.

Para María García Ruesgas, Directora de Nombres de Dominio de Arsys,“es la mayor transformación que ha experimentado el mercado desde la creación del primer dominio .com, symbolics.com, hace más de 25 años. Será un nueva manera de ordenar Internet, que ha crecido exponencialmente en los últimos años, garantizando que muchas comunidades de usuarios que tienen representación en el mundo real estén también presentes en la Red con su propio nombre. Pero también será un proceso muy ordenado para evitar que se genere confusión entre los internautas”.

Se prevé que las propuestas de estos nuevos dominios (que muchos denominan “puntos de marca” en referencia a las empresas que han manifestado su interés en tener dominio propio) alcancen las 4.000 solicitudes, pero el proceso será más ordenado y restringido de lo que pueda parecer en un principio. De hecho, está previsto que sólo se aprueben una mínima parte de estas solicitudes.

La presentación de candidaturas durará inicialmente sólo estos tres meses y está abierta a cualquier tipo de propuesta de insituciones, organismos y empresas, pero no a personas físicas. Asimismo, los candidatos deberán cumplir una serie de requisitos económicos, técnicos y legales que constituirán un filtro para descartar muchas de las propuestas barajadas inicialmente.

  • Económicos. Cada propuesta presentada tendrá un coste de 185.000$, además de una cuota anual de 25.000$ y de 0,20$ por dominio registrado y renovado.
  • Técnicos. Las candidaturas deberán contar con solvencia tecnológica para garantizar el sistema de registro, la resolución de DNS y la base de datos Whois de cada extensión, por citar sólo algunos ejemplos de la infraestructura necesaria.
  • Legales. Antes de aprobar una nueva extensión, se deberá garantizar que no haya incompatibilidades legales ante cuestiones como una posible coincidencia en el nombre solicitado.

Desde la página web de ICANN, se puede acceder a toda la información de este proceso y presentar las candidaturas.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+