Del .es al .berlin o cómo podemos localizar nuestra oferta online con un dominio

Dominios Europeos¿Sabes que hay 134 millones de dominios territoriales registrados? Son muchos, ¿verdad? ¡Estamos hablando ni más ni menos que del 46% del total de dominios registrados en todo el mundo!

Ya hablemos de extensiones territoriales o de los denominados “geodominios”, dirigidos a comunidades con una vinculación geográfica o cultural concreta, la popularidad de estas extensiones tiene mucho que ver con la cercanía y con la capacidad de transmitir al público el ámbito geográfico (o cultural) en el que se desarrolla la actividad. Son el vivo reflejo del “Think global, act local” (Piensa globalmente, actúa localmente).

Con un gran potencial en diversos sectores como el turístico, los dominios han evolucionado para adaptarse a las necesidades, cada vez más complejas, de empresas e instituciones de todo tipo a la hora de localizar su oferta online.

Identidad digital europea

Una de las más relevantes es la extensión .eu, que apareció en 2006 en referencia a la Unión Europea (European Union). Desde su fundación en 1993, la Unión Europea ha ido ganando peso y relevancia en diferentes ámbitos políticos, sociales y económicos. Mientras tanto, la extensión .eu, se ha convertido en la seña de identidad digital de la Unión Europea.

Usar una extensión .eu tiene muchas ventajas. La más importante es que estás indicando a tus clientes que dispones de una entidad legal reconocida por la Unión Europea y establecida en ella y, por tanto, sujeta a las leyes y normas comerciales de la misma.

Ya en la primera semana de su lanzamiento se registraron más de 1,5 millones de extensiones .eu y desde entonces, cada mes, se registran de media unos 70.000 nuevos .eu. En concreto, Alemania es el país que desde el que más .eu  se han registrado, seguido de Holanda, Francia y Reino Unido.

De lo general a lo particular

Desde que se crearon las extensiones territoriales o ccTLD (Country Code Top Level Domain) en los inicios de Internet, y con la aparición posterior de otros más específicos o amplios, los geodominios han ido adquiriendo mucha importancia para todo tipo de entidades locales, nacionales e internacionales. El mejor ejemplo es el territorial .es de  España, del que recientemente celebramos su 25 aniversario. Con 1,6 millones de dominios, .es acapara el 52% de los registros realizados desde España.

Pero no solo hemos presenciado la aparición de nuevos dominios de ámbito internacional, sino que también han aparecido otros que responden a las necesidades específicas de comunidades lingüísticas y culturales. Ya en 2005 se aprobó la extensión .cat y, desde diciembre de 2014, podemos usar las extensiones de dominio .gal y .eus para las comunidades gallegas y vascas respectivamente. En otros países sucede lo mismo, como en Reino Unido, donde ya cuentan con la extensión .wales o su equivalente en galés .cymru.

Dominios, ciudades y turismo

Debido a la demanda y a las interesantes posibilidades de los geodominios, la oferta se ha seguido ampliando en el proceso de liberalización de nuevas extensiones que vivimos en el último año.  Ya tenemos numerosas extensiones vinculadas a localidades o regiones.  Se han liberado, por ejemplo, extensiones como .nyc (Nueva York), .tokyo o .persiangulf (Golfo Pérsico). Y también algunos referidas a ciudades europeas como .paris, .london o .berlin. ¡Esta última superó los 30.000 registros en todo el mundo solo el día de su lanzamiento!

Además de .madrid, en 2015 está previsto que lleguen al mercado otras extensiones similares, como .barcelona, que serán una excelente oportunidad para empresas e instituciones presentes en estas ciudades.

Compartir

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+