Ejemplos de fraude en el registro de dominios


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

Dos tipos de fraude están afectando a algunos usuarios de Internet que son titulares de un nombre de dominio.

Tarjetas de créditoEste tipo de fraudes podrían englobarse dentro de lo que se conoce como slamming, término anglosajón que se emplea para describir el cambio de compañía de telecomunicaciones sin la autorización del cliente, utilizando técnicas fraudulentas.

Aunque estos fraudes suelen llevarse a cabo principalmente en el ámbito de las compañías telefónicas, en los últimos tiempos se han dado casos similares en los que se ven también afectadas las compañías proveedoras de acceso a Internet, y las empresas registradoras de nombres de dominio.

Los ejemplos más recientes son los siguientes:

  • Envíos postales

    En los últimos días se ha detectado un fraude, que consiste en el envío de una serie de cartas remitidas a los titulares de un dominio, por medio de las cuales se solicita verificar una serie de datos, también se les ofrece la opción de que a través de tres palabras claves se pueda localizar su dominio en Internet. Por estos dos servicios el usuario debe pagar unos 958 € anuales.

    El envío de estas cartas podría considerarse como una supuesta estafa, ya que se ofrece un servicio de actualización de datos  de un dominio, por un coste de unos 958 €, y este tipo de servicios sólo puede llevarse a cabo por los Agentes Registradores Acreditados.

  • Envío de e-mails

    El titular de un dominio genérico recibe un e-mail por parte de una empresa que nada tiene que ver con la empresa en la que se encuentra registrado dicho dominio.

    En ese mensaje se le informa que su dominio expira dentro de 90 días, y se le da la opción al titular de renovarlo en esta empresa, por un año más, a través de un enlace que se proporciona en ese mismo mensaje. El coste de esta renovación es de unos 69,95€.

    En la mayoría de casos el dominio no expira dentro de 90 días, y con esta estafa se está suplantando la identidad de empresas acreditadas para el registro de dominios e invitando a renovar sus servicios al contacto de facturación por sumas considerablemente elevadas. Tenga en cuenta que la renovación de un dominio se efectuará exclusivamente por la empresa en la que tenga contratado el mismo.

Si usted es titular de un dominio y recibe cualquier tipo de comunicado como los descritos o cualquier otro, del cual dude su procedencia, es aconsejable que antes de iniciar cualquier acción, contacte con la empresa a través de la cual tiene contratados sus productos, para que le asesoren al respecto. De este modo evitará ser víctima de un fraude.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+