.health, un dominio para garantizar la calidad del contenido sanitario en la Red

Desde que en junio del pasado año se anunció la flexibilización de la normativa para la creación de nuevas extensiones, numerosos colectivos han presentado sus propuestas para tener su propia extensión de Internet (la que elijan, sin restricciones en el número de caracteres y con eñes o acentos), que sirva para identificar a sus integrantes en la Red. Los más conocidos son los correspondientes a ciudades, como el .nyc para los neoyorquinos o el .bcn para los barceloneses, pero también se han presentado propuestas como el .eco (para iniciativas de sostenibilidad), .bank (para entidades financieras), .safe (para evitar el malware), .fam (para familias y contenido apto para todos los públicos)…

Una de las propuestas más interesantes es la creación del dominio .health. Esta extensión se identifica con la palabra anglosajona HEALTH, que quiere decir salud en inglés, y pretende que sea una garantía para que el sector médico (industria farmacéutica, laboratorios, colegios de medicina, licenciados…) y los pacientes intercambien datos sanitarios de manera fiable.

Hoy, con más de mil millones de internautas y centenares de millones de páginas web y blogs en todo el mundo, Internet se ha convertido en un medio de referencia para la medicina, tanto para la investigación entre profesionales como para los ciudadanos que desean obtener información al respecto e intercambiar impresiones a través de los medios participativos.

Así se ha comprobado en las últimas semanas, con la gripe A/H1N1 (gripe porcina, como se conoce generalmente). Este término ha sido uno de los términos más buscados en Internet en las últimas semanas en todo el mundo. Sólo en España, se registraron más 200.000 búsquedas de este término en los primeros cuatro días desde que se detecto la enfermedad y los bloggers hicieron más de 1.600 comentarios. En todo el mundo, se ha llegado a calcular que cada segundo se producía un comentario en la herramienta de micro-blogging de Twitter. De forma paralela, también se han detectado casos de correo basura relacionados  con la gripe porcina e, incluso, algunos sites han puesto a la venta medicinas ilegales o falsas contra la gripe.

Para que no cundiera el pánico ante informaciones falsas y rumores, así como para informar a los ciudadanos. La Organización Mundial de la Salud – OMS puso en marcha en su página web (www.who.int) una sección en distintos idiomas y los principales Gobiernos de todo el mundo, incluyendo España, han utilizando Internet por sus ventajas de comunicativas: inmediatez, actualización, interactividad.

En casos como éste, se hace patente la necesidad de garantizar la calidad de la información sanitaria en Internet. La creación de un dominio .health es la respuesta a esta demanda.

El colectivo médico ya había mostrado su interés por esta extensión desde hace años. La primera propuesta se remonta al año 2000, cuando la propia OMS solicitó la creación del dominio .health. Esta propuesta no salió adelante por diversos motivos. Entre ellos, debido a los requisitos que entonces ICANN, la máxima autoridad mundial en materia de dominios, solicitaba antes de poner en marcha una nueva extensión.

Sin embargo, con la flexibilización de la normativa para la creación de nuevos dominios, ha surgido una nueva iniciativa para la creación del .health

Esta propuesta está apadrinada conjuntamente por la Sociedad Internacional de Telemedicina y eSalud  e ISOC (la asociación Internet Society- Sociedad de Internet), una asociación sin ánimo de lucro para promover el uso de Internet en todo el mundo. Y también han mostrado su apoyo la Unión Europea, Canadá, Hong Kong y Reino Unido.

Los principales objetivos del .health marcados en esta nueva propuesta son promover la salud y las instituciones y organizaciones sanitarias y proteger los datos médicos confidenciales. De este modo esta nueva extensión no sólo aglutinaría páginas con información sanitaria fiable, sino permitiría el intercambio de expedientes clínicos, historiales médicos y diagnósticos entre los profesionales facultativos ubicados en diferentes puntos del globo.

Para la creación de este entorno seguro de información sanitaria, es posible que se adopte un modelo de registro con ciertas restricciones, alejado del First comed, first served que pone un dominio .com o .es en manos de quien primero lo solicita. Una de las principales opciones es que sólo puedan registrarlo las empresas y asociaciones vinculadas al sector sanitario, así como los profesionales. Esta medida se complementaría con otras técnicas habituales en el tratamiento de datos confidenciales a través de Internet, como la encriptación.

De este modo, se garantizaría la calidad informativa sanitaria en Internet, se crearía un sistema seguro de intercambio de información para los profesionales y se reducirían los rumores infundados en la red, así como se crearía un nuevo canal para compartir información en investigación y diagnóstico.