Cómo escribir un email comercial efectivo


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+

El marketing online engloba todas las técnicas en las que Internet se convierte en una herramienta para que las empresas den a conocer y vendan sus productos. Por tanto, abarca disciplinas como el correo publicitario, el marketing en buscadores, la publicidad por clic, el uso de redes sociales y blogs… Y lo que venga en el futuro y utilice Internet como canal para establecer relaciones comerciales con el público objetivo.

La primera y más lógica aproximación al marketing online se realiza generalmente a través del correo electrónico. No todo el mundo utiliza las redes sociales, ni sabe lo que es un blog, pero seguro que todos conocemos y utilizamos el email. El email no sólo es la aplicación de Internet más extendida, sino que también es la forma más sencilla y económica de dar a conocer nuestros productos, servicios o ideas. En este artículo trataremos de describir los principales aspectos que hay que tener en cuenta para redactar un email comercial efectivo.

Los componentes de un correo electrónico

Enviar un correo electrónico no es costoso, lo realmente difícil es conseguir que el destinatario lo abra. Aún más complicado es conseguir que realice la acción que pretendemos impulsar con el email (visitar una web, realizar una compra, etc.).

Podemos dividir el envío del mail, la campaña de mail, en los siguientes componentes:

  • Remitente. Muchas veces es el gran olvidado de los emails, pero es el que indica quién está realizando el envío. Procura que el nombre y la dirección de correo asociada sean significativos y dejen claro quien realiza el envío.  No es lo mismo “noreply” noreply@arsys.es que “Dpto. Marketing arsys.es” marketing@arsys.es. ¿Quién inspira más confianza?
  • Asunto. Junto con el remitente, el asunto resulta determinante para convencer al público de que merece la pena leer nuestro email. Que nuestro email sea leído o vaya directamente a la papelera depende, en buena medida, del asunto del mensaje. No podemos olvidar que nuestro mail está luchando por captar la atención del usuario y compite con decenas de correos. Hay que elegir el texto con cuidado. Debe ser corto, atractivo, significativo… Y evitar el filtro anti-spam de los clientes de correo. Para ello, conviene tener cuidado con algunas palabras, como “gratis“, utilizadas por numerosos spammers al enviar los correos publicitarios no solicitados (spam).
  • El contenido. Si hemos conseguido que nuestro mail se lea, conviene no defraudar al lector. Para diseñar un mail atractivo, hay que tener en cuenta:
    • Las reglas anti-spam. No conviene abusar de los enlaces ni de las imágenes. Tiene que existir una correcta relación entre texto e imagen.
    • Las limitaciones de diseño que tiene un email. El mail debe verse correctamente en cualquier cliente de correo: Yahoo Mail, Gmail, Hotmail, Outlook, Thunderbird… También es conveniente incluir siempre una versión del email sólo en texto.

Tenemos poco tiempo para convencer/informar a nuestro lector, así que hay que centrarse en comunicar una sola idea, utilizar un lenguaje sencillo y directo. Conviene utilizar los recursos que permite el HTML, uno de los principales lenguajes de programación de Internet, para estructurar y resaltar los diferentes elementos del correo. Además, hay que recordarle al lector que le enviamos este correo porque así lo ha solicitado e indicarle en el contenido del email cómo puede darse de baja en la lista de correo. Nunca debemos enviar correo a alguien que no lo haya solicitado, porque incurriríamos en la práctica irregular del spam. Podemos encontrar más información en este artículo sobre cómo realizar envíos masivos sin incurrir en spam.

Es conveniente colgar en nuestra web una versión del correo en formato HTML para aquellos usuarios que no puedan ver el correo correctamente. Por tanto, hay que facilitar un enlace a esa versión en el mail.

  • Una llamada a la acción. Salvo que el correo sea meramente informativo, no podemos olvidar que queremos que el lector haga algo, que visite una página para completar una encuesta o que compre alguno de los productos que tenemos de oferta. No se lo podemos poner difícil. El mail debe tener siempre bien visible un enlace, una imagen, un botón… Algún elemento que incite al lector a hacer clic en él y llevar a cabo la acción esperada.
  • La página de destino. Con estos consejos, conseguiremos que la efectividad del mail aumente. Un buen porcentaje de efectividad en las campañas de e-mail marketing ronda el 2,5%. Es decir, conseguiremos que un 2,5% de los lectores de nuestro correo complete la acción y llegue a la página web a la que queremos conducirles. Desde esa página web, les informaremos o les venderemos un producto. Esta página web debe ser coherente con el email que se ha enviado y, al igual que el email, debe guiar al usuario hacia la acción que queremos conseguir de él, así que, de nuevo, hay que conseguir una página de destino sencilla, clara, atractiva y bien estructurada. Debe ser un página coherente al objetivo que pretendemos (vender, informar, fidelizar…), que no entretenga al usuario, que no le obligue a completar formularios interminables o le haga navegar por distintos sitios para conseguir información sobre lo que se le ofrece. Los internautas no tenemos demasiada paciencia y debemos convencer en 10 segundos o habremos perdido la oportunidad de hacerlo, así que hay que hacer lo posible para que el usuario comprenda lo que está viendo y que finalice con éxito la acción. Encontraremos interesantes consejos sobre cómo redactar en la web con el siguiente artículo.

Lo mejor de una campaña de email marketing: (casi) todo es medible

En un email podemos tener información de prácticamente todo el proceso: a quién se ha enviado el mail, cuántos lo han abierto, si se ha reenviado o no, dónde hicieron clic… Todo se mide y de todo se puede extraer información, así que lo normal es realizar muchas pruebas para ver qué es lo que mejor funciona en una campaña concreta.

Podemos probar con las horas de envío, el asunto del mail, ciertos elementos del contenido del mail… o incluso con correos completamente diferentes. ¿Cuál es la mejor hora para realizar un envío de mail? ¿Qué asunto funciona mejor? Se pueden hacer pruebas con un grupo de destinatarios y, según las tasas de apertura o clics, decidir qué email funciona mejor y mandarlo al resto de los destinatarios.

Herramientas como Campañas Online de arsys.es permiten gestionar las campañas y monitorizar sus resultados para alcanzar la mayor eficacia posible, ya que con ellas es posible:

  • Segmentar la base de datos en grupos diferenciados (ciudad, sexo, edad…)
  • Configurar suscripciones a servicios (newsletters, formularios…).
  • Enviar comunicaciones personalizadas con los datos de los destinatarios.
  • Hacer un seguimiento de los envíos, midiendo su efectividad a través de los informes de resultados.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+