Cómo y cuándo enviar newsletters y correos comerciales

Una página de comercio electrónico tiene como objetivo fundamental convertir a los usuarios en compradores y a las visitas, en conversiones. Para ello, es fundamental contar con una estrategia de marketing y promoción online. El Email Marketing es una de las herramientas más efectivas dentro de esta estrategia, pero es imprescindible realizar un buen planteamiento previo antes de realizar el envío.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hacer un emailing es el propio email. El mensaje es lo que, en definitiva, va a hacer que el usuario no descarte  el correo, lo lea e, incluso, complete la acción de comprar. Y lo que más llama la atención del mensaje es el título, así que el asunto debe captar la atención del destinatario: el primer paso es que nuestro mensaje no acabe en la papelera sin abrir.

La herramienta Email Marketing de arsys te permite ver todas las estadísticas de cuántos correos se han abierto y quiénes lo han hecho. Estos datos son muy importantes para, con nuestra experiencia, ajustar la efectividad de los títulos y el contenido que mejor resultado ha obtenido.

No podemos olvidar que nuestro correo comercial debe hacer que el usuario visite nuestra página de destino en la web, desde donde podrá realizar la compra. El equilibrio entre imágenes, enlaces y texto es determinante para que el usuario lea el contenido y evitar el riesgo de que nuestro correo se marque como spam. No sólo el contenido del mensaje o lo atractivo de la promoción consigue que los usuarios abran el correo, también hay que presentar un contenido atractivo y coherente, tanto en el correo como en la página de destino (landing page).

El contenido del correo tiene que incluir un call to action o llamada a la acción muy visible,  para que el usuario llegue hasta la página de destino y, de paso, lo haga lo suficientemente convencido como para realizar la compra.

Cuándo también importa

El momento más propicio para enviar la newsletter depende, en gran medida, del tipo de página web y público y, por tanto, de los destinatarios objetivos del emailing. No es lo mismo dirigirse a adolescentes, a universitarios o un público que mayoritariamente está trabajando en una oficina.

En caso de dirigirnos a un público general, que podría entrar a trabajar a una oficina a las nueve de la mañana, el primer momento de la mañana podría ser adecuado, ya que antes de empezar con la rutina diaria se revisa el correo electrónico. A media mañana no es uno de los mejores intervalos: será más difícil desviar la atención de los usuarios hacia nuestra oferta comercial, ya que están con la atención puesta en su día  a día.

Hay quien también considera la hora de comer como un momento propicio. En este espacio de tiempo, la gente suele tomarse un respiro y dedicarse a algo diferente (ver los diarios online o consultar el correo personal).

En cualquier caso, lo mejor es probar y, a partir de ahí, ajustar nuestras acciones en función de los diferentes perfiles y de la respuesta obtenida. A través de Email Marketing es posible clasificar en grupos una base de datos y hacer un seguimiento de los envíos, comprobando así cuáles se abren, cuándo y quiénes lo hacen. Estas funcionalidades nos permitirán conseguir la máxima efectividad comercial de nuestros envíos.