¿Por qué y cómo llevar una página web a los dispositivos móviles?

El acceso a Internet desde dispositivos móviles está experimentando un crecimiento exponencial desde hace dos años, debido a la proliferación de los smartphones y las tabletas en el mercado.  Según datos recientes, la mitad de los internautas emplea su teléfono para conectarse a la Red y  el tráfico de datos móviles a nivel mundial se multiplicará por trece, alcanzando los 11,2 exabytes por mes (134 anuales) en 2017.
Móvil
Teniendo estos datos en mente y, sobre todo, siendo conscientes de que los usuarios hemos cambiado nuestros hábitos a la hora de buscar información, productos, planes de ocio, etc. y ahora todo lo buscamos desde nuestro smartphone, las empresas tienen  que adaptar sus servicios web al entorno móvil para seguir siendo competitivas en este entorno multi-dispositivo y móvil.

Una navegación distinta

Pero, ¿por qué es necesario adaptar la web a los dispositivos móviles? Simplemente, porque los móviles tienen unas  características determinadas que hacen que la navegación sea diferente. Por ejemplo,generalmente utilizamos los dedos en lugar del ratón, así que es preciso disponer de botones grandes y visibles.

Por un lado, hay elementos que pueden no funcionar bien en el móvil. Un ejemplo de ello son los desplegables, la funcionalidad de soltar y arrastrar… Todos estos aspectos requieren una inevitable adaptación. Por otro , dado que las conexiones móviles no son tan rápidas como las de banda ancha fija, hay que tener en cuenta que las páginas no deben de pesar mucho para que se carguen antes. Si no, el usuario abandonará la web y no volverá a ella.

Otra diferencia del acceso a Internet vía móvil es la pantalla del terminal. Ésta es más pequeña, así que los textos, imágenes, etc. deben de tener otro tamaño para facilitar su visión. Asimismo, la estructura de la página debe cambiar, ya que la pantalla de los smartphones es vertical, no horizontal.

Finalmente, y no por ello menos importante, hay datos concretos en los dispositivos móviles que son muy importantes para los usuarios. Es el caso del número de teléfono, el correo electrónico y los mapas. Estos datos hay que tenerlos en cuenta para disponerlos de forma muy visible y clara. De este modo, cuando  el usuario esté navegando desde su móvil y quiera saber cómo llegar a nuestro establecimiento o cuál es nuestro número de teléfono, tendrá la información que necesita rápidamente.

Los desafíos de la adaptación

¿Qué retos técnicos suelen encontrarse las empresas al abordar un proyecto de adaptación de un servicio en Internet a dispositivos móviles? El principal es precisamente el antes mencionado relativo a las características técnicas del dispositivo (una pantalla más pequeña, ausencia de teclado físico y  conexiones más lentas). Por tanto, es clave abordar el proyecto con las premisas de la sencillez y la usabilidad. Incluso a veces conviene reducir las secciones para mejorar la navegación.

Las opciones para que la página web de una empresa sea fácilmente accesible desde un dispositivo móvil varían. Se puede crear un diseño web que se vea correctamente en cualquier resolución y dispositivo (lo que se conoce como “responsive design”) o crear una versión de nuestra página web adaptada a teléfonos móviles.  Este último aspecto es más sencillo de lo que parece, ya que nuestra aplicación de creación web Webmaker permite tener una versión de nuestra página web adaptada a teléfonos móviles en unos sencillos pasos.

App o web adaptada: ¿qué es mejor?

Diseñar una web adaptada al móvil es muy fácil y tiene un coste mínimo o casi nulo. Como hemos visto, Webmaker permite hacerlo fácilmente y si contamos con un equipo de diseño (ya sea propio o externo), basta con que así  lo especifiquemos en las fases iniciales de concepto de nuestro sitio en Internet. Además, una página web adaptada puede verse bien en cualquier dispositivo y con cualquier sistema operativo y  está disponible cuando los usuarios utilizan un buscador en su móvil para encontrar información.

Esto no sucede si lo que queremos es crear una app. Debemos ser conscientes de que  una app y una página web adaptada para móviles son cosas distintas y muy complementarias.

Una app es un programa  desarrollado en exclusiva para un dispositivo móvil, de forma que puede aprovechar las funcionalidades de un dispositivo concreto  (sistema operativo, capacidad de proceso, tamaño de pantalla, acelerómetro…).  Esto permite crear apps que resultan muy atractivas para el usuario, pero éste debe tener un dispositivo concreto, buscar la aplicación, instalarla y utilizarla.  Además, es recomendable desarrollar diferentes versiones  para los diversos sistemas operativos móviles que existen, lo que siempre eleva el presupuesto de desarrollo.  En general, suele estimarse que el coste medio de una app ronda los 5.000 euros.

Sin embargo, si lo que queremos es adaptar nuestra web para que se vea en un smartphone es muy fácil. Sobre todo, si has creado tu página web con Webmaker. En la guía Tu web en el móvil (PDF) de nuestra Academia Webmaker te explicamos cómo hacerlo paso a paso y también en este breve tutorial.