XaaS: todo como servicio

El Cloud Computing lleva con nosotros desde 2000 y su evolución es imparable. Cada vez son más las empresas que optan por contratar Servicios en la Nube para beneficiarse de sus ventajas, entre las que destacan el ahorro en costes de infraestructura y la flexibilidad de estos modelos.

Los Servicios en la Nube más extendidos son tres: IaaS, SaaS y PaaS, pero con el tiempo hemos ido observando nuevas incorporaciones al catálogo de servicios al que una organización puede acceder. Hablamos en estas páginas del Desktop as a Service, otro de los servicios populares y en clara expansión gracias a las posibilidades que abre a las empresas. La tendencia actual nos lleva a un concepto muy interesante como XaaS, o «Todo como Servicio».

Qué se entiende por XaaS

Aunque hemos dicho «todo como servicio», podríamos haber dicho «cualquier cosa como servicio». Es más ajustado a la realidad de este concepto en el que caben multitud de componentes que, de alguna manera, se ponen al alcance de los usuarios desde la Nube.

Al multiplicarse la oferta de todo tipo de componentes que se ofrecen como servicio, las ventajas del Cloud Computing se pueden extender y aplicar a cualquier área o proceso de las empresas. Podemos dar servicio a Recursos Humanos, a Seguridad… Virtualmente a cualquier departamento, sector o especialidad dentro de cualquier organización.

De esta manera, las empresas pueden ser más ágiles y escalables y avanzar a buen ritmo hacia la transformación digital. A su vez, las empresas tienen ante sí el reto de ofrecer sus capacidades como servicio en un mercado que avanza con paso firme hacia la Nube.

Modernizar los servicios llevándolos a la Nube

Para entender cómo XaaS define lo que es el futuro de las empresas, pensemos en nuestra actividad diaria. Si vamos regularmente al gimnasio, la empresa que lo gestiona nos está ofreciendo «Deporte como Servicio» a cambio de una suscripción mensual, trimestral o anual; si hacemos un curso de idiomas, la academia ofrece a sus clientes «Idiomas como Servicio». Este concepto se traslada a la Nube de manera inmediata para dar lugar a XaaS.

El reto es el de modernizar los servicios existentes llevándolos a la Nube, o transformando un producto concreto en un Servicio. Es el caso de las suites ofimáticas. En el pasado, estos paquetes de ofimática se vendían en soporte físico (CD, DVD). Las desventajas eran evidentes, partiendo de que la duración de la licencia de dichas suites era relativamente corta y tomando en cuenta la piratería, la dificultad para instalar parches de seguridad y para mantenerse en contacto con los clientes. Ahora, como Servicios en la Nube, un cliente puede disfrutar de una licencia de por vida, actualizaciones constantes (y automáticas), una seguridad mucho mejor y al día, contacto directo con los clientes… y todo a través de una suscripción mensual.

Sucede lo mismo con la Seguridad como Servicio (SECaaS). Este servicio lo ofrecen empresas que manejarán y administrarán la seguridad de sus clientes. Entre otras muchas posibilidades, estos servicios proporcionan gestión de identidades y accesos; soluciones de prevención contra la pérdida de datos; seguridad web; seguridad del correo electrónico y auditorías de servicios Cloud. Antes del Cloud, contratar todos estos productos o servicios aumentaba considerablemente los costes y muchas empresas no podían acceder a ellos, o lo hacían de manera incompleta.

Retos del XaaS

El «Todo como Servicio» es la tendencia del Cloud. Ofrecer todo cuanto servicio existe en el ámbito de las tecnologías de la información es el camino por seguir, pero en ese camino nos encontraremos también los retos comunes al Cloud Computing y las empresas.

Una de las ventajas del Cloud más comunes entre los CIO es la del ahorro de costes. Sin embargo, esta ventaja económica se da cuando está motivada por la capacidad de dicha empresa para hacer un uso eficiente de la Nube. Es decir, no se refiere tan solo al bajo coste de acceso, sino a la capacidad de las empresas para seleccionar qué aplicativos y cargas subir al Cloud. Este es un gran reto para las empresas.

Otro reto relacionado con XaaS y desde el punto de vista de las empresas es la selección del proveedor adecuado. La confianza es esencial,  junto con la trayectoria del proveedor y la existencia de un SLA adecuado que se defina al iniciar la relación.

Otro reto común es el de adaptarse a la legislación y normativas específicas de cada sector. Como ya describimos en otro artículo, cumplir con el RGPD en un entorno de Cloud Híbrido es posible, pero conlleva cierta preparación y adecuación.