La validación del Producto Mínimo Viable


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+
  • Has elaborado el Producto Mínimo Viable (PMV) de tu producto o servicio, lo has lanzado al mercado y llega el momento de medir para validar.
  • Te enseñamos cómo medir los resultados que obtengas tras el lanzamiento para que puedas tomar una decisión crucial para tu startup: continuar o cambiar.

Probablemente ya has realizado un análisis del sector, un estudio de mercado y un análisis de la competencia. Estos datos, junto con los resultados de las mediciones del lanzamiento del PMV, son esenciales para completar el proceso de validación.

Como emprendedor debes saber que aunque plantees correctamente las hipótesis que quieres validar con tu Producto Mínimo Viable si no eliges los indicadores de resultados correctos, la validación puede no ser correcta.

¿Cómo elegir los indicadores adecuados para medir?

En el caso en que tengas una tienda abierta al público, si mides solo la gente que te ha visitado y no consideras quién ha comprado, estarás cometiendo el error de utilizar una métrica incorrecta.

Los KPI (Key Performance Indicators o Indicadores Clave de Rendimiento) son la clave para medir el resultado del lanzamiento del Producto Mínimo Viable. Se trata de métricas con las que cuantificarás los resultados del lanzamiento teniendo en cuenta los objetivos que te has fijado y el tipo de negocio que quieras desarrollar.

Algunos KPI que puedes utilizar son, por ejemplo:

  • Número de personas que han visitado la landing page y han dejado sus datos. Ten en cuenta que si tu landing page recibe muchas visitas, pero la tasa de rebote (usuarios que han llegado a la landing y la abandonan sin interactuar con la web) es del 100% hay algo que no funciona.
  • Número de usuarios que han visto el vídeo de presentación de tu PMV y lo han compartido en las redes sociales. Este dato lo tendrás que analizar conjuntamente con los demás para darle un contexto.
  • Número de “Me gusta” que ha recibido la publicación de tu PMV. Un “Me gusta” en las redes sociales no significa mucho si no se acompaña con una acción: visitar la web, dejar los datos…
  • Personas que han abierto el correo informativo que has enviado y que han interactuado accediendo a tu página web. Debes considerar a las personas que han entrado en tu web y que han leído el contenido, no solo a las que han visitado la web.

Cada startup tendrá sus propias métricas, dependiendo del producto o servicio que lance y del modelo de negocio que quiera utilizar.

Llega el momento de decidir: pivotar o no pivotar

Una vez analizados los datos obtenidos en relación al Producto Mínimo Viable es hora de tomar una decisión. ¿Queda validada la idea de negocio o tienes que cambiar algo?

Cuando una startup se encuentra en este punto y debe cambiar algo en su idea de negocio se habla de pivotar. Existen diversas formas de hacerlo:

  • Zoom in: lo que era una característica del producto se convierte en el producto.
  • Zoom out: el producto se convierte en una característica de un producto mayor.
  • Segmento del consumidor. El consumidor de nuestro producto o servicio no es el que habíamos pensado sino otro.
  • Segmento de necesidad. La necesidad que cubre el producto cambia.
  • Canal. El canal que se utiliza para distribuir el producto o servicio debe modificarse.
  • Tecnología. Con el PMV se descubre que se puede utilizar otra tecnología mucho más sencilla para alcanzar mejores resultados.

En algunos casos, la idea de negocio que te planteaste inicialmente cambia de forma radical para convertirse en otra cosa totalmente distinta. Pivotar no es un fracaso, es un aprendizaje necesario por el que han pasado muchos emprendedores de éxito como los creadores de Groupon o Airbnb. Por lo que, sigue tu proceso: crea, testea, mide y decide.

Una vez que hayas validado tu Producto Mínimo Viable llega el momento de desarrollarlo por completo y lanzarlo al mercado en su versión definitiva. No obstante, no olvides que el movimiento del mercado es continuo y cada vez que introduzcas un cambio en tu producto o servicio o lances otros productos, tendrás que pasar por todo el proceso de validación.


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Google+