¿Cloud o Dedicado? ¿Qué tipo de servidor necesita mi proyecto?

Cuando estamos poniendo en marcha un proyecto IT con ciertos requerimientos técnicos y que requiere una solución avanzada que podamos administrar nosotros mismos como desarrolladores, una de las primeras decisiones que debemos tomar es qué tipo Servidor me conviene: ¿un Servidor Cloud? ¿O un Servidor Dedicado? Muchos factores pueden inclinar la balanza hacia una u otra alternativa, como la experiencia del profesional de Sistemas o sus preferencias personales. Sin embargo, lo más importante es analizar el tipo de proyecto y las necesidades de las aplicaciones que se deben desplegar, como explicamos a continuación.

Ya hablemos de Servidores Cloud o de Dedicados, tenemos que tener claro que ambas alternativas ofrecen el entorno más profesional para desplegar cualquier tipo de proyecto, y que son capaces de satisfacer las demandas precisas ante los más variados requisitos. Aunque en en artículos anteriores ya hemos repasado y profundizado en las diferentes características de ambos, podríamos resumir sus diferencias así:

En los Servidores Dedicados disponemos de una máquina física con un hardware específico, que utilizamos en exclusiva para nuestros proyectos y está alojada físiciamente en un Centro de Datos. Durante el proceso de contratación se puede elegir el tipo de hardware, como el procesador, la cantidad de memoria y la capacidad y tipo de discos, pero salvo que realicemos una ampliación a medida de nuestras necesidades, su capacidad no variará. Por su parte, los Servidores Cloud funcionan mediante tecnología de virtualización  que provisiona los recursos de un pool de capacidad de computación. Así que  que podemos elegir una serie de características iniciales, pero en cualquier momento es posible añadir o quitar recursos sin indisponiblidad del servicio.

La decisión entre Servidor Cloud o Servidor Dedicado está estrechamente relacionada a la aplicación que tenemos que desplegar. El estudio de las características de cada proyecto debe decirnos cuál de las dos alternativas es la más adecuada y ahí, debemos atender a varios factores, como la necesidad de procesamiento, el comportamiento de los usuarios, las expectativas de crecimiento, etc. A continuación repasamos las principales características de Servidores Cloud y Dedicados según distintos elementos:

Pago por uso

En Arsys, tanto Servidores Cloud como Servidores Dedicados se basan en el pago por uso, lo que significa que solamente se facturará por el tiempo de uso de las máquinas. Aunque por este motivo ambas alternativas quedarían empatadas, resulta un factor que debemos estudiar muy de cerca en otros proveedores, ya que lo general es que los Servidores Dedicados  requieran un desembolso inicial y se facturen por meses o años. Además, en Arsys el coste de los Servidores Cloud es previsible con exactitud, mientras que en otros proveedores se paga no solamente por las máquinas, sino también por la transferencia y otros factores como el acceso a disco, lo que puede dar lugar a sorpresas desagradables a fin de mes.

Escalabilidad

La gran ventaja de los Servidores Cloud es su escalado y flexibilidad. Los recursos de las máquinas virtuales pueden variar con el tiempo y por ello permiten controlar mejor el coste, gracias a la posibilidad de dimensionar los servidores acompañando las necesidades de las aplicaciones en cada momento. En los Dedicados, el dimensionado de los recursos del servidor puede ser más complicado, ya que si dimensionamos en exceso estaremos pagando más desde el primer día y si nos quedamos cortos podremos vernos obligados a realizar una migración a otro servidor antes de lo deseado o tendremos que solicitar una ampliación a nuestra medida.

Rendimiento

Aunque cada vez se aproximan más en términos de rendimiento, en algunas aplicaciones y entornos muy exigentes, como los basados en SAP HANA, o que requieren cálculos intensivos (aplicaciones de Business Intelligence, IoT, Big Data…) puede ser recomendable optar por un Servidor Dedicado. El motivo se debe a que el procesador del Servidor Dedicado está volcado completamente y en exclusiva a prestar servicio a la aplicación, por lo que es capaz de realizar las operaciones más rápido y con menor latencia.

Tolerancia a fallos de hardware

Gracias a la virtualización, los Servidores Cloud  ganan la partida en este factor, así que es algo de lo que no tenemos que preocuparnos: los Servidores Cloud  son completamente tolerantes ante fallos de hardware, ya que las maquinas se replican en cuestión de segundos ante cualquier inconveniente sin que tengamos que hacer nada. Por su parte, los Servidores Dedicados dependen del buen funcionamiento del hardware del que disponen, por lo que si algún componente falla, es posible que la máquina se vea afectada. Todos los Servidores Dedicados disponen de Raid 1, lo que también garantiza una alta seguridad de los datos almacenados y la máxima tolerancia a fallos mecánicos.

Alta disponibilidad

Es cuanto a alta disponibilidad ambas soluciones son muy adecuadas y presentan más o menos las mismas características si las configuramos  correctamente. Sin embargo,  en los Servidores Cloud  podemos desplegar como un servicio funcionalidades avanzadas de administración de sistemas que sobre Servidores Dedicados podrían requerir un mayor conocimiento técnico o tiempo.

Tampoco podemos olvidarnos de las soluciones basadas en Cloud Híbrido,  ya que es perfectamente posible aprovechar las diferentes características  de Dedicados y Cloud. Por ejemplo, podemos tener en Cloud varios servidores web con su balanceo de carga, mientras que mantenemos la base de datos en un dedicado. O disponer de un Servidor Dedicado para nuestra aplicación y enviar las copias de seguridad a Servidores Cloud.