Los dominios deportivos saltan al terreno de juego

El 15 de marzo de 1985, una empresa informática registraba el primer dominio .com (Symbolics.com). Treinta años después existen cerca de 300 millones de dominios, una cifra astronómica que pone de manifiesto el crecimiento de Internet y ha llevado la creación de nuevas extensiones para que empresas, asociaciones y particulares puedan estar presentes en Internet con un nombre que plenamente les identifique en la Red.

El mundo del deporte ha sido uno de los beneficiados con el nacimiento de unas 50 extensiones relacionadas, como .futbol, .ski o .run, que repasamos en este artículo.

Antecedentes

Consciente del problema que empezaba a suponer para miles de usuarios registrar un dominio acorde a sus necesidades, en 2008 la ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) inició un proceso para crear toda una serie de nuevos dominios y permitir registrar millones de nuevos nombres en la web. La acogida fue espectacular y en 2012 se recibieron más de 1.900 peticiones para crear extensiones de todo tipo, de las que se aprobó el lanzamiento progresivo de unos 1.500 nuevos dominios que se están lanzando progresivamente desde 2014, como .tienda .poker o .moda.

Este primer año acabó con más de 250 nuevas extensiones, pero el proceso no había hecho más que empezar. A finales de 2015, había casi unas 400 opciones y estas nuevas extensiones ya habían alcanzado la cifra de 11 millones de registros. El número no para de crecer, tanto en las terminaciones disponibles como en el número de nombres de Internet registrados en esta nueva familia de dominios: casi unos 25 millones, según Ntldstats.com.

Como vimos en su día, el sector turístico ha sido uno de los que mejor han estado representados en este proceso de nacimiento de nuevas extensiones, pero,  por supuesto, el mundo del deporte no se ha quedado atrás y también cuenta con sus propias terminaciones .

Nuevos dominios, del .yoga al .futbol

Fútbol, baloncesto, béisbol, cricket, ciclismo, tenis, surf, yoga, hockey, ski… Prácticamente todas las disciplinas deportivas que podamos imaginar se sumaron en su momento a la lista de dominios que la ICANN debía autorizar. Y en 2014 empezaron a ver la luz las primeras webs con extensiones deportivas propias, como el polivalente .club. Y en junio del año pasado, justo en vísperas del Mundial de Brasil, se lanzaba al mercado el dominio .futbol. Profesionales, instituciones y aficionados interesados en registrar un dominio bajo una extensión tan simbólica comenzaban a registrar sus nombres se aseguraban un espacio exclusivo en la Red.

El año pasado fue un determinante para el despegue definitivo de los dominios asociados a las actividades deportivas. Existen a día de hoy cerca de 50 extensiones directa o indirectamente relacionadas con el deporte. En febrero de 2015 se abría el registro con las extensiones .cricket y .yoga. En abril los dominios .fit y .fitness irrumpían en el mercado. En agosto, vio la luz la terminación .run, y en septiembre la extensión .ski permitía a miles de empresas y asociaciones relacionadas con el mundo de la nieve crear su web con un nombre plenamente adaptado a su sector de actividad.

Los nuevos dominios asociados al mundo del deporte son, sin duda, una oportunidad para instituciones deportivas que hasta ahora no había dado el salto a Internet ¿Qué mejor forma de estar presente en la Red para un club de atletismo que con la extensión .run? Pero estos nuevos dominios son también el mejor camino para miles de profesionales del deporte que necesitan dar a conocer sus servicios a través de Internet. Desde gimnasios y entrenadores personales, hasta todo tipo de tiendas y productos relacionados con el material deportivo pueden aprovechar ahora estos nuevos dominios para personalizar y potenciar sus páginas web, haciéndolas fácilmente reconocibles y accesibles a sus clientes.

Y si a día de hoy puede parecernos algo extravagante ver una web con la extensión .yoga, podemos pensar en lo extraño que fue en 1985 registrar el primer dominio .com. En menos de lo que podemos imaginar, cuando queramos encontrar un gimnasio en Internet, los buscadores nos responderán con extensiones como .gym o .fit. ¡Los dominios deportivos han saltado al terreno de juego y su progresión es ya imparable!