La importancia de mantener el software y la infraestructura actualizados

Es frecuente que, ante una actualización de software, por ejemplo, tendamos a aplazar dicha instalación por pensar que tenemos cosas más urgentes de las que ocuparnos. Sucede en el ámbito doméstico, pero también en el terreno profesional. Sin embargo, tenemos que se conscientes que desatender nuestras plataformas IT puede poner en riesgo no solo ese software, sino muchas otras cosas, como explicamos a continuación.

Mantener el software y la infraestructura debidamente actualizados es fundamental para poder disfrutar con garantías de sistemas seguros ante los más novedosos tipos de ataque, en primer lugar, y para poder beneficiarse de todas las mejoras que se lancen para estos productos.

Actualización del software

Los beneficios de actualizar convenientemente el software son múltiples. Para empezar, una actualización nos mantendrá a salvo de los agujeros de seguridad conocidos. Cuando se detectan nuevas vulnerabilidades, comienza el trabajo para encontrar una solución y, así, poder ofrecer una nueva versión del software a los clientes, de manera que puedan seguir utilizándolo de forma segura.

Con cada actualización del software, se publica una lista de elementos parcheados. Dicha lista es pública, de manera que un potencial atacante puede saber exactamente qué problemas tenía el software antes de la actualización. Si nosotros no ejecutamos dicha actualización, ese potencial atacante puede sacar provecho de ello… y perjudicarnos enormemente.

Por otro lado, tendremos un software con una mejor funcionalidad. Esto es evidente. Muchas actualizaciones no son solo de seguridad, sino que optimizan el producto, o lo hacen más estable. Esto redunda en una mayor productividad. De la misma manera, con la actualización podremos disponer de un producto libre de errores, ya que a medida que los diferentes usuarios reportan fallos o comportamientos inesperados, estos se van corrigiendo y obtenemos productos más eficientes.

Uno de los aspectos más importantes que tener en cuenta para abrazar las actualizaciones es que, en el fondo, no estamos solos. Trabajamos en una red corporativa, compartimos archivos con compañeros, clientes, proveedores… Un fallo de seguridad en un dispositivo con credenciales de acceso a la red, o a zonas críticas, pone en serio peligro a toda la empresa y los datos. Por lo tanto, el mantenimiento es fundamental. Es una de las partes más importantes del ciclo de vida del software por estas y otras muchas razones.

La gestión de la infraestructura IT

Si es importante mantener el software actualizado, lo es más disponer de una buena estrategia de gestión de la infraestructura TI. Es, por decirlo así, una generalización del mantenimiento del software. Aquí nos referimos tanto a ese mantenimiento como a tener al día nuestra infraestructura. ¿Cuáles son los principales beneficios que nos aportará este punto?

Administrando y monitorizando correctamente la infraestructura TI es probable que no sepamos exactamente cómo se comporta o el rendimiento que presenta el entorno, a menos que ocurra un desastre. Tener el control de la infraestructura permite detectar cuándo cambiar y actualizar los sistemas, y cuándo se necesita mitigar el riesgo o poner en marcha contramedidas. Sabremos cuándo será necesario un parche, cuando estamos a punto de superar la capacidad de almacenamiento, cuando es el momento de actualizar las tecnologías…

Por otro lado, tener el control implica limitar el alcance de los desastres. Por muchas precauciones que tomemos y por muchos sistemas y políticas de seguridad que implantemos, un desastre podrá desbaratarlo todo. Sin embargo, con un correcto mantenimiento y una gestión y administración de los sistemas adecuadas, seremos capaces de minimizar la incidencia y el daño generados. Un buen sistema de backup, por ejemplo, es vital para el caso de que se de un desastre y haya que poner en marcha el proceso de recuperación.

La elección del proveedor adecuado

Las tareas de administración y mantenimiento, ya sea de la infraestructura o del software, consumen recursos y tienen un cierto coste. Si optamos por los servicios en la Nube, la elección del proveedor adecuado es crucial para, por un lado, ahorrar en costes, y por otro, acceder a los mejores servicios siguiendo los más altos estándares de calidad.

En este caso, será el proveedor quien se encargue de todas las tareas de mantenimiento, administración, actualización y gestión de incidentes. Mientras tanto, nosotros nos podremos centrar en lo más importante: en la gestión de nuestro negocio, dejando los detalles técnicos a los profesionales más cualificados.