Almacenamiento local o cloud, ¿dónde están mis datos más seguros?

Cuando se trata de proteger nuestros datos, ya sean personales o profesionales, de clientes y operaciones, cualquier pregunta es lícita. Dudar antes de dar un paso y adoptar una tecnología es completamente necesario, porque nos hace plantearnos las preguntas adecuadas.

Es el caso de muchas empresas y organizaciones que disponen de datacenters propios en los que almacenan todos sus datos. Para estas empresas, su solución ha funcionado durante años, es segura y nunca han tenido problemas. Ante la disyuntiva de desmantelar sus centros de datos y llevarlo todo al Cloud, pueden tener serias dudas. Su primera pregunta puede ser, seguramente, ¿es más segura mi solución, o la de la Nube?

Los datos tienen una importancia enorme en la actualidad. Los datos son, en realidad, una moneda. Algo con lo que se pueden obtener beneficios de algún tipo, ya sea información (lo obvio) o algún tipo de intercambio. Por ejemplo, una persona particular puede obtener beneficios en un supermercado solo por dejar sus datos personales. Podemos disfrutar de servicios sin coste directo, pero a costa de registrarnos y aceptar ver anuncios.

En el mundo empresarial, los datos tienen un valor crucial. Con los datos adecuados y tras un análisis conveniente, es posible predecir el comportamiento de nuestros clientes, personalizar la oferta, reaccionar mucho antes, y mejor, ante cualquier problema…

La diferencia entre «unos pocos datos» y cantidades masivas de datos

Sabemos que cada vez se manejan más y más datos, que es posible recoger y almacenar datos de diferentes procedencias, estructurados o no. Para ello existen muchas soluciones como los silos y los lagos de datos. Las empresas tienen necesidades muy específicas y es difícil generalizar, pero hay una cosa cierta: para cantidades manejables de datos nos podemos plantear utilizar almacenamiento local (con las particularidades que a continuación comentaremos), pero si entramos de lleno en el Big Data, el Cloud es nuestra solución.

Disponer de la infraestructura necesaria, del personal cualificado concreto, de los protocolos de seguridad para la correcta gestión de los datos… no está al alcance de todas las empresas. En muchos casos, todo esto supone un elevado coste que no es posible asumir, o que no es posible rentabilizar.

Es crucial que no se infrinjan las normativas, que haya buenas estrategias de backup, que los datos, en definitiva, estén almacenados en un entorno blindado, fuera del alcance de las miradas indiscretas.

Para entender bien el alcance de lo que estamos explicando, merece la pena recordar un episodio reciente (2015) en el que un estudiante tuvo acceso a más de 190.000 discos duros por todo el mundo. Eran discos duros privados, pero también pertenecientes a organizaciones. El estudiante no tenía malas intenciones, pero descubrió que, en general, no estamos demasiado protegidos.

Si nos llevamos los datos al Cloud, la gran mayoría de las dificultades enumeradas se resuelven de manera inmediata.

El Cloud es la mejor solución para el almacenamiento de nuestros datos

Lo defendemos con frecuencia en estas páginas: la Nube es el lugar más seguro para almacenar nuestros datos, junto con una buena estrategia de backup. Los costes, la simplicidad de uso, la garantía de un proveedor de confianza que cuente con certificaciones de seguridad, que tenga experiencia y que mantenga sus sistemas al día y completamente actualizados, hacen que la opción del almacenamiento local sea la menos indicada.

La mejor solución Cloud es la que almacena datos cifrados de forma segura. Es crucial que los datos ya estén encriptados cuando se suben a la Nube. Esta solución es una ubicación de almacenamiento virtual gestionada físicamente por un proveedor altamente especializado. Los equipos de expertos dedicados a ello se ocupan constantemente de la protección de los datos físicos, las copias de seguridad y la disponibilidad.

La solución de almacenamiento local, de todos modos, sigue cumpliendo un papel interesante como respaldo adicional de los datos. Pero, tal y como está el panorama actual de la ciberdelincuencia, cualquier tipo de dato personal o sensible es un objetivo. Incluso las empresas que piensen que sus datos no son de tanto interés deben entender que sí lo son.

Cualquier dato, sea cual sea, puede ser utilizado por los delincuentes para, en primer lugar, robar información; en segundo lugar, para cualquier delito relacionado con la estafa, la suplantación de la identidad, o incluso el secuestro.

Por tanto, en la actualidad, conviene más disponer de un proveedor de servicios de Almacenamiento en la Nube competente, de fiar y con experiencia demostrable para salvaguardar nuestros datos. El almacenamiento local tuvo su época, pero está claro que ya pasó como principal solución empresarial.