¿Por qué es una buena idea disponer de backup off-site?

Si trabajamos con Big Data, o con cualquier otra tecnología que involucre datos sensibles para nuestra organización o nuestros clientes, disponer de una buena estrategia de backup es fundamental para garantizar la continuidad del negocio.

Las razones para implementar una estrategia de backup en la empresa son muchas. Desde un ataque Ransomware que secuestra nuestros datos hasta que se paga un rescate (y que inutiliza nuestros servicios mientras dure la situación), hasta un desastre natural (una inundación o un incendio, por ejemplo) que destruya los equipos. Si no estamos preparados, los datos que son vitales para nuestra actividad pueden, simplemente, desaparecer.

La mejor manera de implementar esta necesaria estrategia de salvaguardar los datos es aprovechar las ventajas del Cloud, porque separamos los datos de nuestras instalaciones y nos beneficiamos del modelo: el cliente puede contratar los servicios de un proveedor, que brinda no solo el servicio, sino también el mantenimiento y las actualizaciones del sistema, con la ventaja añadida de que se puede acceder a él desde cualquier lugar.

Otra enorme ventaja del backup en la Nube es el ahorro de costes. Si comparamos esta solución con una solución basada en cintas, por ejemplo, el ahorro de costes del servicio de backup en la Nube es enorme. La razón es que, en comparación, la inversión que hemos de realizar si pensamos disponer de un sistema de backup basado en cintas es muy importante. La principal es que necesitaremos adquirir equipo: servidores de backup, cintas, licencias de sistema operativo, software para realizar las copias, sistema cargador de cintas…

La opción de backup en el Cloud es menos costosa porque no necesitamos invertir en infraestructura y solo necesitamos una licencia de software para el backup. A partir de ahí, tan solo pagaremos por los recursos que utilicemos cada mes. Por otro lado, no necesitamos contratar personal especializado en tareas de backup y no tenemos que invertir en tiempo, recursos, mantenimiento del hardware o en garantizar la disponibilidad de los datos. Todas estas tareas son responsabilidad del proveedor, lo que permite al cliente centrarse en lo realmente importante: su negocio.

¿Por qué la opción de backup físico off-site es interesante?

El backup off-site es la estrategia de enviar datos críticos fuera de la ubicación principal como parte de un plan de recuperación ante desastres. Los datos se transportarían fuera de la ubicación principal utilizando medios de almacenamiento extraíbles, como cinta magnética o almacenamiento óptico, aunque también puede ser con métodos electrónicos.

Cabe decir que un backup en la Nube es una opción de backup off-site perfectamente válida, si bien, en ciertos escenarios, puede tener sus desventajas. La mayor de todas es que ante un evento de gran magnitud que termine con las comunicaciones a través de fibra o de las redes 4G, sería imposible recuperar esos datos en un plazo corto. Estamos hablando de escenarios tan poco probables como calamitosos. Además, esta urgencia por reemplazar los datos destruidos no tiene por qué ser una necesidad generalizada y sí, de algunas industrias u organizaciones determinadas.

Para la inmensa mayoría de las organizaciones, empresas y propósitos, el backup en la Nube es la mejor solución desde cualquier punto de vista, para la mayoría de casos. Pero en determinadas ocasiones, es recomendable tener más opciones de backup off-site que no sean dependientes de la red, porque ningún sistema está 100% libre de errores.

Para conseguir una fiabilidad mucho mayor y una tolerancia ante fallos casi perfecta, existe la regla 3-2-1. Básicamente, esta regla consiste en disponer de tener tres copias de los datos. Es decir, la original y dos backups. Dos de esas copias deben ser permanecer en soportes de almacenamiento diferentes y una de ellas, debe estar en un lugar físico diferente al principal.

Al hacer esto, nos aseguramos de minimizar las probabilidades de perder todos los datos (originales y copia) y de ser capaces de contrarrestar cualquier ataque que se pueda producir. La razón para hacer una de las copias off-site y además offline es que nos podamos cubrir ante un desastre de tal magnitud que no podamos recuperar los datos a través de la red, pero que sea vital hacerlo para continuar con las operaciones de nuestra empresa.